VOLVIMOS A LAS CALLES

Tras un fin de semana de termómetro, ducha, inyecciones y reposo, la aventura continúa. ¡Poneme Sampaoli! LA VOZ DE SAN JUSTO y AM 1050, otra vez caminando Moscú.

(POR LUCIANO OLIVERO, desde Moscú)

Regreso de Nizhny Nóvgorod, síntomas de gripe, sábado al medio día, confirmación. 39 de fiebre. Uno de antemano viaja preparándose ante estas cosas. En San Francisco, un especialista nos asesoró y armó un botiquín, y sabiendo más o menos los síntomas, empezamos a medicarnos el sábado a la tarde, obligados a hacer reposo. Placas, garganta y fiebre. Había que descansar.

De todos modos las horas pasaban y la mejoría no se asomaba, por eso es que pasamos al plan b. Mensaje al seguro de viaje, contacto con una clínica, reserva de turno y allá fuimos. Una experiencia increíble, la primera consulta o una de las pocas de la historia, que se dieron en absoluto silencio. Ella, una doctora, solo hablaba ruso. Yo, periodista, español e inglés básico. 

Antes de expresar mis síntomas, ella entendió la situación y en la pantalla de su computadora, apareció el traductor. Palabras fueron y vinieron, fotos de los medicamentos que estábamos tomando y a la camilla. Revisión, inyección y diagnostico. Lo dicho por la doctora, por suerte, afirmaba nuestro análisis previo, incluso avaló nuestra medicación y nos pidió reposo.

Sábado, domingo y gran parte del lunes en cama para recuperar fuerzas. En la mañana de este martes, nos dimos de alta o al menos un permitido, para empezar a salir lentamente otra vez a la calle, siempre con los cuidados correspondientes para evitar una recaída.

Pasó la tormenta, suele pasar, cambios de temperatura, cansancio, defensas bajas, la suma de muchos condimentos claves que suelen enviarte a la cama.

Ayer, se puede decir, volvimos a las canchas, nuevamente felices, haciendo lo que mejor sabemos hacer, cazando noticias, buscando historias y disfrutando de los últimos presagios que nos va regalando esta Copa del Mundo.

Perdón a nuestros lectores y oyentes por este intervalo de 72 horas con poca actividad, el chasis ameritaba dichas "vacaciones forzadas", recobrar fuerzas y dejar todo en esta recta final. Salud, a seguir disfrutando Rusia.

 




SEGUI LEYENDO...

Menu