UN GRAN PRESENTE

Sabiendo que puede apostar a un gran futuro dentro del fútbol profesional, el sanfrancisqueño Lautaro Giaccone sigue dando pasos en Rosario Central, donde ya tuvo minutos en reserva y sueña con debutar en la primera.

El sanfrancisqueño Lautaro Giaccone sigue dando que hablar en las inferiores de Rosario Central. En el último tiempo, ya con minutos en la reserva y con convocatorias a las selecciones nacionales juveniles, el joven de nuestra ciudad apuesta a un futuro en el fútbol profesional.

Sabiendo que está lejos de su familia, en una ciudad gigante como Rosario, Lautaro no se aparta de su sueño de ser futbolista. En la localidad de Granadero Baigorria, donde está la "Ciudad Deportiva" de Rosario Central y donde pasa sus días, recibió a AM 1050, para hablar sobre lo que está viviendo.

En primera instancia, dijo: "Esta ciudad (Rosario) es hermosa, están todos locos por el fútbol. Se vive de otra forma, nunca me había tocado ver algo así. Sea un clásico, que es especial, o un partido común, acá se lo toman todo muy enserio. A la larga te hacés hincha del club por todo lo que te dan, además de que te contagian su locura, te terminan haciendo hincha por todo lo que te muestran".

A la vez que habló sobre la rivalidad entre los dos grandes de Rosario. "Cuando llegué, la gente me iba diciendo que barrios eran los de central y cuáles los de Newell's. Cerca del "Gigante de Arroyito" son todos de central y lo mismo pasa con los que viven cerca del "Parque". Es una locura muy grande, hasta el extremo de qué si sos hincha de un club no podés vivir en el barrio que se supone es del otro equipo. Cuando uno sale a la calle ve que está todo pintado con los colores de los clubes y eso hace que todo sea más lindo".

A la hora de hablar de cómo es un día en su vida como jugador de inferiores, comentó: "Ahora que estoy en reserva estamos entrenando por la mañana en el predio de Arroyo Seco. Después ya volvemos a la pensión de Granadero Baigorria. Hoy en día estoy bajo las ordenes del Kily González, que es el entrenador de la reserva".

A la vez que agregó: "Hace dos meses me llamaron a una preselección de la selección sub-18. Ahora hubo otro llamado para el sub-20, pero por problemas entre un técnico y la AFA lamentablemente no pude ir".

Por otro lado, señaló: "La verdad que cuando llegué mi posición natural era enganche, había hecho todas las inferiores en Sportivo y también en Los Andes jugando adelante del volante central. Cuando llegué a Central había otro jugador en esa posición que era un "animal" y por eso me tuve que tirar al costado para poder jugar. Trato mucho de estar en contacto con la pelota, probar con tiros desde lejos".

Consultado por como pasa sus días, explicó: "Nosotros estamos mucho tiempo fuera de la pensión, pero no fuera del club. Tratamos de juntarnos mucho con los chicos, tomamos mates, vamos a la playa y es algo que te lleva también a dejar de pensar todo el tiempo en fútbol o qué estás lejos de tu familia. Lo bueno es que es que te ayuda a pasar el tiempo".

Para finalizar, expresó: "Estoy muy contento con el presente que me toca vivir. Cuando a uno le toca estar lejos de la familia y las cosas te salen bien, es muy bueno para todos, porque cada uno en su lugar se siente feliz. Aunque no te lo hagan saber, cuando a uno le va mal, la familia lo sufre el doble, pero cuando saben que uno está bien, se sienten tranquilos. Es una doble satisfacción cuando todo sale como esperas".




SEGUI LEYENDO...

Menu