“SAN FRANCISCO SE ESTÁ DESPERTANDO”, ASEGURA EL PADRE DE UNA VÍCTIMA DE FEMICIDIO

Hugo Capacio, papá de Dayana, defendió la lucha que llevan adelante las organizaciones para frenar la violencia de género; tildó al Estado de "cómplice" de este delito y pidió a la Justicia actuar con perspectiva de género.

"San Francisco se está despertando", aseguró Hugo Capacio, padre de una víctima de violencia de género y representante de la organización "Atravesados por el Femicidio", de Rosario, quien llegó a nuestra ciudad para acompañar los voluntarios de Paso a Paso en la marcha que se realizará este viernes a las 19.30 en la Plaza Cívica en el marco del Día de la Mujer.

"San Francisco está desbordado por la violencia de género y el abuso sexual pero poco a poco, la ciudad se está despertando ante lo que sucede porque siempre hubo una tendencia a negar lo que pasaba. Esta ciudad, más chica que las capitales, no está exenta de lo que pasa en las grandes urbes", aseguró.

Su hija Dayana tenía 17 años cuando en 2012 la encontraron muerta en un monte de General Lagos, cerca de Rosario. La expareja, Maximiliano Tessone, fue hallado culpable del crimen y condenado a 23 años de cárcel. 

Hugo nunca dejó de luchar por su hija y por todas las víctimas que acuden a él y su organización en busca de contención y ayuda.

"Es gracias a la lucha que hacen las organizaciones intermedias y barriales como Paso a Paso, que buscan erradicar el flagelo de la violencia de género, que se están visibilizando los hechos", agregó en diálogo con LA VOZ DE SAN JUSTO este hombre que junto a su familia vivió 18 años en nuestra ciudad hasta que se mudó a Rosario.

 

 

 

El Estado, cómplice

 "Estoy comprometido con lo que pasa acá y confío más en Silvia Windholz -de Paso a Paso- y su gente que en el Estado, porque éste último hace hasta los dejen y se les cumpla las 8 horas laborales, después no hay mayor compromiso".

Capacio además cuestionó que el Presupuesto 2019  destinado al Instituto Nacional de las Mujeres (Inam), organismo encargado de la aplicación de la Ley N° 26.485 de Protección Integral a las Mujeres, que estableció un aporte del $11,36 por cada muje, lo que implica una retracción del 18% con respecto al asignado en 2018. "Saber que tu vida vale menos que un atado de cigarrillo es algo que duele y mucho. Si no hay herramientas y fondos necesarios para erradicar la violencia, combatir los abusos infantiles, vamos en un camino en declive".

"El Estado no es ausente, es cómplice de todo esto porque sabe cómo debe bajar los índices de femicidio y no lo hace; tiene herramientas, pero no las usa".

En la ONG Atravesados por el Femicidio, "estamos desbordados física y psicológicamente, ya casi ni dormimos y estamos en alerta permanente, cosa que ya nos enferma. Si no fuera por organizaciones como la mía o Paso a Paso, las víctimas no serían visibilizadas y no podrían dar un paso adelante".

Capacio consideró que "es fundamental que la Justicia actúe con perspectiva de género, es decir, en el antes, el durante y el después de un femicidio". 

Por último, instó a las mujeres víctimas de maltratadores a "perder el miedo, tienen que denunciar y el Estado tiene la obligación de brindarles la seguridad que corresponda".

 

 

 

 

El caso Dayana

 En mayo de 2012 hallaron en Rosario el cuerpo de Dayana Capacio. Fue degollada y apuñalada 10 veces por la espalda el mismo día de su desaparición. Los perros de un cazador la encontraron tirada en el monte y su cuerpo había sido quemado.

Una prima de la joven contó lo que Maximiliano Tessone, el femicida, le había dicho a Dayana cuando lo dejó: "Si no sos mía, no vas a ser de nadie".

Tessone fue detenido el mismo día en que el cazador y la Policía lo vieron en su Gol gris, a unos 15 metros del cuerpo.




SEGUI LEYENDO...

Menu