QUIEREN TERMINAR CON LOS CONCURSOS DE BELLEZA EN ALTA GRACIA

Un proyecto pretende que el municipio no avale, organice ni promocione este tipo de certámenes. Apuntan a luchar contra la cosificación de la mujer y a favor de la paridad de género.

Una docena de nenas arriba del escenario. Un conductor adulto que las insta a "perrear", con la música de reggaetón tan al palo como la violencia simbólica y la cosificación. Y un "concurso" que premia los estereotipos de belleza impuestos por la sociedad de consumo, ese mandato por el cual todas las mujeres deben ser flacas, sonrientes, perfectas. Esa imagen pobló una de las noches de los Quinchos Estudiantiles 2018 -una fiesta juvenil tradicional en Alta Gracia-, y motivó que un concejal elaborara un proyecto para "blindar" a la ciudad de concursos de belleza anclados en los estereotipos dominantes.

Es que así como es innegable el auge del movimiento de mujeres y los avances en materia de género que de él devienen, no puede perderse de vista que rige aún en Córdoba la estereotipación y la cosificación de la mujer. Y quizás aún más en el interior provincial, con más de 100 fiestas de toda laya que eligen su "monarca", y festejos escolares en los que se insiste con erigir a "la reina", "el facha" y hasta "el mariposón", una figura doblemente nociva: se ríe tanto de las mujeres como de las diversidades sexuales.

"Las hacían bailar y moverse como si fueran una mercancía"

"El proyecto tiene su génesis en lo que me tocó ver una noche que asistí a los Quinchos estudiantiles -contó a La Nueva Mañana el concejal autor de la iniciativa, Roberto Brunengo, de la UCR-. En un determinado momento vi cómo subieron al escenario a unas doce pibitas, menores de edad, les pusieron reggaetón y el conductor las exponía, las hacía bailar y moverse ahí arriba como si fueran una mercancía".

El proyecto de ordenanza se encuentra en la Comisión de Legislación General del deliberativo local y se abriría al debate en las próximas semanas, para favorecer el aporte de las organizaciones que vienen peleando por la paridad de género, la diversidad y los derechos de la mujer. En su parte resolutiva impide a la Municipalidad organizar o propiciar de forma directa o indirecta "elecciones de reinas y princesas, concursos de belleza de personas y en particular de las mujeres, cualesquiera (sic) sea su edad, en las distintas celebraciones locales o eventos públicos". Y propone reemplazar los concursos por "el reconocimiento a personas que en forma individual o colectiva se hayan destacado en actividades solidarias y culturales tendientes a mejorar la calidad de vida de los barrios".

Quinchos, Colectividades y algo más

Aunque nadie se ha ocupado de historizarlos, los "Quinchos Estudiantiles" tienen una larga tradición en la ciudad del Tajamar. Surgieron hace cuatro o cinco décadas, en principio como un evento que a los estudiantes del último año del secundario les permitiera juntar fondos para el viaje de egresados. Con los años la propuesta fue mutando, y hoy son un encuentro sin otro objetivo que el esparcimiento, pródigo en excesos y reproductor de una violencia simbólica que todavía no ha logrado desterrarse de la sociedad. Pero aunque cuentan con un apoyo municipal sin el cual probablemente no podrían realizarse, los Quinchos no son un evento oficial. Y ahí radica un obstáculo a salvar por un proyecto de ordenanza con buenas intenciones, pero que plantea distintos interrogantes cuando se piensa cómo se irá a aplicar. La idea del autor es que a partir del proyecto "todo el mundo sepa que el Estado Municipal no tiene posibilidades de participar, acompañar ni financiar este tipo de espectáculos. E incluso pulir algunas cuestiones en la propia Fiesta de Colectividades".

De "reina" a "embajadora"

En la vereda de enfrente, los concejales oficialistas de Unión por Córdoba prefieren ver el medio vaso lleno. Mariano Agazzi, presidente del bloque, destaca los cambios que en los últimos años se registraron en el Encuentro Anual de Colectividades", la fiesta mayor de Alta Gracia, que modificó una larga tradición de elección de "reinas", para pasar a designar una "embajadora".

"Es una elección que se da bajo otros parámetros: se elige a una persona a través de otros lineamientos como la cultura, la educación y la trayectoria, para mostrar la ciudad, venderla turísticamente en los distintos festivales de la provincia, y vender la propia Fiesta de Colectividades", señaló Agazzi. Incluso destacó que "esta elección se da bajo un jurado mixto, compuesto en partes iguales por mujeres y varones". "En general no hay concursos de belleza de la Municipalidad de Alta Gracia", completó el concejal, quien de todos modos afirmó que el proyecto de ordenanza "está siendo estudiado".

"Reflota nuestros reclamos"

Desde el colectivo "Ni una Menos Alta Gracia" estudiaron el proyecto y observaron cuestiones a corregir. La referente Saira Asúa aseguró que la iniciativa "reflota las denuncias realizadas por los colectivos feministas contra la cosificación en la fiesta anual de colectividades, el día de la primavera y diversos eventos privados que ponen a la mujer en el lugar de objeto dentro de márgenes y estándares de belleza estereotipados por la sociedad patriarcal". Para el colectivo, "el Estado debe ser garante de la erradicación de todas las formas de discriminación y violencia contra las mujeres, y a esta problemática la tenemos que enfrentar como Estado y como sociedad, eliminando los concursos patrocinados desde el municipio y propiciando el cambio social para que no exista cosificación en ámbitos privados tampoco".

"Este cambio de paradigma regularizado desde una ordenanza sería una enorme avance para prevenir y erradicar la violencia hacia las mujeres", consideró, aunque señaló que al proyecto "le falta la parte en la que explique cómo la Municipalidad concientizaría contra la violencia simbólica, sobre todo en los secundarios".

Antecedentes

En los considerandos del proyecto de ordenanza se cita el caso de varias localidades que en los últimos años han desterrado, limitado o reconvertido los concursos de belleza que tradicionalmente realizaban. Tal es el caso de las santafesinas Venado Tuerto y Sunchales, las bonaerenses Chivilcoy, Villa Gessel y Monte Hermoso, la capital rionegrina, Viedma; y la neuquina Villa La Angostura. En Córdoba picó en punta Villa General Belgrano, que en 2016 decidió romper con una tradición de elección de reina que tenía medio siglo; luego la siguieron Jesús María y Villa Dolores. Está por verse si Alta Gracia se suma a esa -por ahora- acotada lista de localidades cordobesas.

La Nueva Mañana




SEGUI LEYENDO...

Menu