NO PUDIERON QUEBRAR EL CERO

La "Lepra" arrancó un poco mejor pero el "Canalla" lo emparejó y en el final tuvo las más claras. El clásico rosarino, que se disputó en el estadio "Coloso Marcelo Bielsa", terminó empatado 0 a 0.

Dentro de un trámite trabado y con muchas imprecisiones, Newell´s y Central igualaron este domingo 0 a 0 una nueva edición del clásico de Rosario, que tuvo al arquero local Alan Aguerre como figura principal, al ahogar una y otra vez las opciones del "Canalla", principalmente en el cierre del segundo tiempo.

Por la decimoctava fecha de la Superliga, en el estadio "Coloso Marcelo Bielsa", Central se fue con mayor frustración porque en el complemento mejoró su desempeño con los cambios de Edgardo Bauza y tuvo al menos cuatro opciones muy claras para ganarlo.

Newell´s, acompañado por más de 40 mil personas, se fue desinflando después de un arranque de mayor intensidad y en el que exigió al arquero Jeremías Ledesma, que también respondió de buena manera.

El clásico de Rosario también tuvo polémica porque en el primer tiempo, el árbitro Diego Abal consideró que no hubo infracción de Fontanini sobre Fernando Zampedri dentro del área.

La "Lepra" estiró el invicto desde que Héctor Bidoglio asumió como entrenador -dos triunfos y tres empates consecutivos-, mientras que el "Canalla" -campeón de la Copa Argentina 2018- hace cuatro que no gana.

El encuentro tuvo un trámite muy trabado en mitad de cancha, con muchísimas infracciones -fueron 42 en total-, donde Newell´s tuvo mayor tiempo la pelota, pero careció de profundidad.

El mejor arranque de Newell´s pudo haberlo puesto por delante en el marcador, pero Ledesma primero le contuvo un cabezazo al portugués Luis Leal y después Fabricio Fontanini le erró al arco con su testazo.

La segunda mitad del primer tiempo fue más pareja, porque el tándem Rinaudo-Gil empezó a ganarle el duelo al trío experimentado de Maxi Rodríguez-Figueroa-Formica.

Con Central más animado a acercarse al arco rival, la polémica apareció en el clásico con el posible penal sobre Zampedri, que Abal convencido no sancionó.




SEGUI LEYENDO...

Menu