MINIBASURALES: UN CALDO DE CULTIVO PARA EL DENGUE Y OTROS MALES

Los minibasurales continúan siendo una de las problemáticas más preocupantes de la ciudad y ponen en peligro la salud de todos. Espacios públicos como plazas, canales de desagüe, cunetas, canteros y baldíos siguen siendo un sitio de acumulación de basura. Entre gomas, alimentos tirados, envases e inertes se encuentran latentes muchas enfermedades. Apelan al compromiso de todos para erradicarlos.

Por Isabel Fernández

Desde parasitosis, hasta dengue y leptospirosis, entre otras enfermedades, acechan en los minibasurales, que no son solo un feo panorama en las calles, sino que se convierten en una seria amenaza para la salud.

Ya lo advirtió el municipio, estos pequeños basurales "siguen siendo un problema" que se genera por la "mala costumbre de algunos vecinos" de tirar residuos en lugares no autorizados.

Por eso apela a su conciencia para cuidar a la ciudad y también la salud de toda la comunidad. En mayo de 2018, Servicios Públicos contó unos 100 basurales clandestinos de los cuáles 15 se consideran críticos debido a la frecuencia con que deben ser retirados. La cifra hoy se mantiene y se agravó tras el fuerte temporal de diciembre.

"Es responsabilidad de todos prevenir", aseguró el doctor Fernando Giacomino

Foco latente

El secretario de Salud, Fernando Giacomino, advirtió en diálogo con LA VOZ DE SAN JUSTO que los minibasurales con elementos orgánicos e inorgánicos son un foco latente de muchas enfermedades, entre ellas el dengue y la leptospirosis. "Para cuidar la salud del hogar y también la de toda la comunidad es importante que los vecinos contribuyan a no generarlos", remarcó.

Giacomino afirmó que si bien todavía no se registró ningún caso de dengue "es responsabilidad de todos prevenir y no solo hacerlo en el hogar sino también fuera de casa. En los minibasurales se junta agua de lluvia y se propicia así la reproducción del mosquito aedes aegipty, transmisor del dengue, zika y chikungunya".

Recordó que los residuos atraen a los ratones y alacranes, representando un serio peligro para la salud. "Puede haber presencia del ratón común que puede transmitir la leptospirosis. Son lugares en los que los perros depositan sus heces y eso puede generar algún tipo de parasitosis. En esos lugares también se descomponen alimentos que pueden transmitir bacterias intestinales".

¿Cómo se soluciona?

Los pequeños basurales a cielo abierto no dejan de crecer y amenazan cada vez más la salud y el medioambiente. La solución debe llegar de la mano del compromiso de toda la comunidad y el trabajo mancomunado.

Así lo consideró Giacomino, quien afirmó: "Si todos como ciudadanos tenemos un poco de orden en la manipulación de los residuos domiciliarios y ponemos un poco de voluntad todos juntos lograremos una mejor convivencia y se evitarán focos de infecciones".

Remarcó que es importante que se realice "un trabajo conjunto entre centros vecinales, vecinos y el municipio para que seamos ordenados con los residuos. Si son domiciliarios sacarlos a horario para evitar la rotura de bolsas y en el caso contrario si son inertes, buscar las alternativas y horarios en que se realiza, o también contratar contenedores donde depositarlos".




SEGUI LEYENDO...

Menu