MINDFULNESS EN LA ESCUELA: ¿UNA HERRAMIENTA CONTRA EL BULLYING?

Esta técnica puede definirse sencillamente como la capacidad de prestar atención de manera consciente a la experiencia del momento presente con interés, curiosidad y aceptación. En la escuela puede ser una valiosa herramienta para mejorar el comportamiento y aprendizaje. Alumnos de los Hermanos Maristas realizaron talleres en las aulas.

Por Isabel Fernández

En la escuela, además de enseñar a sumar, restar y leer, también es fundamental la educación emocional de los chicos. De la mano de las neurociencias, el mindfulness en educación en inteligencia emocional y existencial, va ganando cada vez más espacio en las aulas.

En los últimos días, alumnos de los tres niveles del colegio Sagrado Corazón de los Hermanos Maristas de nuestra ciudad participaron de talleres que facilitan a los chicos el despliegue de su propia interioridad, aprendiendo a vivir la vida más despacio, más suave y profundamente, en un camino que iniciaron los docentes que junto a los alumnos aprenden a vivir más humanamente.

El docente de enseñanza primaria y profesor de Filosofía y Teología, coordinador del proyecto mindfulness en escuelas maristas, Gerardo Accastello, fue el responsable de transmitir a los alumnos -de jardín de infantes, primaria y secundaria, también a los docentes-, las herramientas para integrar mente, cuerpo y corazón, generando conciencia y atención plena.

¿Cuáles son las ventajas del mindfulness en la escuela?, ¿Ayuda a que mejore el comportamiento y a combatir el bullying escolar?, ¿Cómo contribuye al aprendizaje?. El docente Gerardo Accastello destacó que el mindfulness tiene múltiples beneficios para que la concentración sea más eficaz, para el autocontrol y el desarrollo de habilidades de inteligencia emocional y espiritual para la vida.

"Antes se creía que hacer muchas tareas al mismo tiempo era lo mejor pero no es así, porque se sabe que la mente puede hacer una sola cosa bien a la vez. Ayudar a los chicos a poner foco en una sola cosa y hacerla bien es importante", afirmó el maestro. Resaltó que a través de ésto se mejora el estudio porque porque los chicos pueden concentrarse mejor.

Accastello agregó que también contribuye a poder autocontrolarse, algo muy imporante para la vida. "Tanto los ejercicios de yomu, de yoga, ayudan a soltar tensiones, activarse, volver y relajarse. Aprender a respirar, meditar, hacer silencio, contemplar la naturaleza, disfrutar de algo bonito, eso es para toda la vida", remarcó.

Menos bullying

El bullying y los comportamientos violentos se convirtieron en los últimos años en una preocupación en las escuelas y este método es muy importante para su prevención. El coordinador de los talleres de mindfulness dijo que en cuanto al comportamiento "en lo preventivo se trata de que comiencen por cada uno. Primero nos tratamos bien a nosotros mismos, contactando con nuestras necesidades, cuidando nuestro propio cuerpo, con decirnos algo positivo, hacernos un masaje y después esto se va haciendo también con los otros".

"En ese trato cuidadoso del propio cuerpo y el de los otros, los chicos aprenden a tratarse bien -aseguró Accastello-. Entonces si esto se va cultivando desde chicos, el bullying sucede mucho menos, porque hay una mayor cercanía y empatía con el otro".

Por su parte, la directora de nivel primario del colegio marista, Inés Luppo, destacó que el mindfulness "es un aporte muy valioso para la Educación Sexual Integral (ESI), porque el autoconocimiento del propio cuerpo y el respeto por el cuerpo de uno y de los demás es fundamental. También aporta para la concentración y el mejor aprendizaje".

"En ese trato cuidadoso del propio cuerpo y el de los otros, los chicos aprenden a tratarse bien -aseguró Accastello-. Entonces si esto se va cultivando desde chicos, el bullying sucede mucho menos, porque hay una mayor cercanía y empatía con el otro".

Educar en el mindfulness y la compasión

Hoy las neurociencias investigan la inteligencia existencial y dicen que es una faceta de todo hombre, que es la búsqueda del sentido y significado a la vida, que busca responder a las preguntas: ¿quién soy?, ¿para qué estoy?, ¿cuál puede ser mi aporte al mundo?.

Al respecto Accastello remarcó que actualmente el desafío es educar en el mindfunless y la compasión. "Lo que realmente sana a la mente no es solamente el mindfunless sino también la compasión que es más que la simpatía y la empatía. Hay descubierto que hay circuitos cerebrales para cada una de estas emociones y que la compasión es lo que realmente cura y construye un mundo nuevo, porque empatía también tiene un torturador que sabe lo que siente el otro. Compasión es sentir y querer hacer el bien para uno y para el otro".

El docente recordó que la provincia de Córdoba tiene un movimiento para que haya una ley de inteligencia emocional y que se incluya en la currícula escolar. En provincias como Entre Ríos o Misiones hay también acciones para el cuerpo y las emociones también vayan teniendo lugar en las currículas oficiales.

"Eso va siendo conciencia cultural y de a poco va entrando en las escuelas. Hay muchos docentes que lo están haciendo a modo de ensayo en las aulas, cada uno a su estilo", dijo.

Conciencia y atención plena

El mindfulness busca es generar la conciencia y la atención plena. Esto es poder vivir más en el presente y entrenar a nuestra mente para que esté más en el aquí y ahora y deje de estar en las preocupaciones, la ansiedad del futuro o la nostalgia y las angustias del pasado, disfrutando más del presente.

Accastello explicó que lo que se busca "es tratar de integrar mente, cuerpo y corazón. A veces en la familia y en la escuela educamos mucho la mente y descuidamos los espacios del cuerpo y las emociones. Entonces es importante tratar de ir creciendo gradualmente en las tres cosas, unificando de manera holística, poder integrar cuerpo, corazón y mente".

Recordó que hay dos dimensiones en la vida: la exterioridad que es todo lo que hacemos hacia afuera y la interioridad que es lo que hacemos hacia adentro. "Actualmente la vida nos estimula la exterioridad y hay como una epidemia de distracciones, de dispersión de la energía. Por eso se trata de cultivar más el mundo interno, poder ser conscientes de la respiración, de lo que se siente en el cuerpo para poder traer la mente al aquí y ahora y volver entonces a la exterioridad pero con más conciencia", explicó el docente.

Aclaró que la idea "no es una fuga intimista, sino ser conscientes de lo que pasa afuera para poder ser solidarios, construir un mundo más fraterno, hacer algo por esta sociedad".

Buena respuesta de los alumnos

Los estudiantes tuvieron una buena respuesta a la iniciativa, participaron alumnos de los tres niveles inicial, primario y secundario, según aseguraron desde la institución educativa.

Los talleres se repiten en secuencia: respiración, biodanza o movimiento corporal, relajación con visualización, masaje corporal, yoga, emociones, abrir los sentidos y meditación y contemplación.

La metodología es experiencial a través de juegos, canciones, pasandolo primero por el cuerpo y recién después se hace un momento de quietud, escucha para compartir los aprendizajes que cada uno hizo. Finalmente cada uno expresa lo que siente, en esa expresión puede estar en un acto solidario o en mejorar algo de la sociedad.

La propuesta fue plasmada en dos libros de la autoría de Accastello "Talleres de Interioridad", que se enriqueció del sistema yomu impulsado por Cintia Zack, también de la biodanza y yoga para niños, además de propuestas de España.

El sábado pasado se realizó la formación de docentes de escuelas de la ciudad privadas y del Estado, también de otras localidades de la zona.

El representante legal, Fernando Larrambebere afirmó que la iniciativa surgió desde el concepto de la propuesta educativa marista, "que tiene una mirada integral que abarca lo espiritual y lo emocional, y son dimensiones en las que también tenemos que educar".

"Somos seres en una necesidad permanente de aprendizaje y en esa dimensión es que queremos acompañar la vida de todos los chicos que concurren al colegio. Conocemos el mundo de las emociones pero no las tenemos profundizadas y no trabajamos con sentimientos que lo dejamos a mecanismos como el castigo a otro, o el insulto o cortar vínculos. La escucha a los chicos para nosotros es muy importante como una forma de educar y acompañar, que cada uno pueda ver en su interior qué le pasa para poner en diálogo lo que está viviendo", finalizó.

Más información en Facebook: Interioridad, mindfulness y educación.




SEGUI LEYENDO...

Menu