LOS EICHENBERGER SE ALISTAN PARA LA FINAL DEL PRE COSQUÍN

A Yamila y Enzo Eichenberger del dúo vocal Simientes, sólo los separa un "sí" de poder pisar el escenario Atahualpa Yupanqui y el Festival de Cosquín.

El dúo Simientes compuesto por Yamila y Enzo Eichenberger, oriundos de Frontera, consideran que el secreto del pase a la final del Pre Cosquín "estuvo en la conexión vocal de los dos y el "sentimiento" con el que lo hicieron.

El lunes será la gran final donde interpretarán una canción a su elección y se decidirá quienes son los ganadores.

Los hermanos unieron sus voces en 2014 como dúo vocal para confluir en una misma voz. Eso fue algo que a juicio de Yamila "marcó la diferencia" para después de cuatro intentos alcanzar la final del Pre Cosquín, la antesala del festival de folclore más importante del país.

La final está pactada para el lunes 15 a las 22 y posteriormente se darán los resultados. Los chicos no tienen nervios sino "ansias", es su cuarta vez en este certamen pero la primera en que alcanzan esta etapa. "Es la cuarta vez que vamos y nunca llegamos a la final. Siempre ganamos la sede (Esperanza), esta es la primera vez que logramos pasar", confiesa Yamila.

Su incentivo para intentarlo una y otra vez se resume en un "gran sueño" de pisar algún día ese escenario mítico de Cosquín donde se consagraron tantos artistas pero hay algo más: "A nosotros nos incentiva también la familia y el amor que le tenemos a la música, la gente que nos alienta, nos da su luz y las buenas vibras", agrega emocionada la entrevistada.

 

 

La peregrinación

No todo fue color de rosa para estos hermanos, en el camino "se quedó el auto en medio de la ruta". También afirmaron que el clima no fue el mejor. "Hacía mucho frío y nos tocó un día de lluvia". 

A la noche cuando era momento de impresionar al jurado, los chicos que representaron a la sede de Esperanza tuvieron el número 46, es decir, el último de todos los artistas que competían.

"Teníamos que cantar dos canciones una elegida por nosotros y otra por el jurado.

Nosotros elegimos una tonada que se llama 'Tristeza' y el jurado eligió un gato que se llama 'El Tímido'. A la noche tuvimos el último número, 46. Estuvimos un rato largo esperando, con muchas ansias", describen los jóvenes.

 

El momento

Aunque los cantantes siempre ensayan, Yamila comentó que la preparación con este objetivo puntual comenzó hace cuatro meses, todo el tiempo hubo colaboradores permanentes que fueron moldeando a este dúo. "Nosotros tenemos el apoyo de nuestro profesor y  preparador que es Denis Pineda, también seguimos los consejos de Pablo Camino que es profesor, y conocemos un chico que ganó en el rubro dúo el Pre Cosquín y que todos nos aportan cosas", explica Yamila.

 

 

Quedaron mudos

A veces se puede imaginar cómo alguien reaccionaría frente a un determinado hecho. Sin dudas estos chicos que siempre tuvieron la fe intacta lo hicieron, sin embargo, el momento fue "único".

"Cuando escuchamos el veredicto fue algo increíble, una sensación indescriptible. Yo

reaccioné enseguida y mi hermano se quedó quieto como que no entendía lo que pasaba", sintetiza la joven.

La diferencia fue la madurez alcanzada en esta edición. "Creo que desde mi punto de vista a diferencia de otras veces, esta vez pudimos conectarnos con mi hermano como nunca antes. Nos sentimos tranquilos y disfrutamos las dos canciones que hicimos, las sentimos y nos conectamos mucho incluso nos reírnos. Fue la magia de habernos conectado entre nosotros. Antes lo decíamos pero no lo podíamos lograr cuando llegábamos ahí y esta vez sí lo logramos", finaliza Yamila.




SEGUI LEYENDO...

Menu