LA MUJER QUE SE LLEVÓ UN PINGÜINO A SU CASA: “VENDÍ UNA PLAY PARA ALIMENTARLO”

Ante las críticas, afirmó que lo cuidaron muy bien, que nunca lo maltrataron y que no sabe cómo pagará la multa.

Zulma es cordobesa y vecina de Santa Rosa de Calamuchita. Se convirtió en protagonista de la noticia después de que la Patrulla Ambiental de la Policía secuestrara de su casa un pingüino de Magallanes.

La mujer, contó que se lo trajo de sus vacaciones en una playa al sur de costa bonaerense. Allí se encontró con el animalito y decidió subirlo a su auto y llevarlo al patio de su casa para tenerlo como una pequeña mascota. El secuestro del pingüino se dio después de que una vecina hiciera la denuncia en la Policía.

"Pijuí"

Así fue bautizado el pingüino por Zulma y sus hijos. La mujer asegura no tuvo ninguna mala intención sino ciudarlo. Y que no son ciertas algunas acusaciones de sus vecinos.

La mujer aseguró que el animal tenía mucho espacio en su patio, que no lo tenían encerrado y que lo cuidaron muy bien: "Jugaba en el patio con mucho espacio con los perros que tengo y hasta con mi nietita".

Y relató el esmero con la que lo cuidaron: "Dedicabamos con mis hijos entre dos y tres horas por día en llevarlo a pasear al río". Además dijo que sus hijos "iban a pescar para conseguir la comida". Y que hasta vendió una Play Station para alimentarlo.

Ahora Zulma deberá pagar una multa y dice que no sabe si podrá hacerlo. Las autoridades de la Patrulla Ambiental explicaron que se inició un expediente administrativo que terminará una multa cuyo monto dependerá de algunas variables. "Se analiza si pertenece a una especie vulnerable, lo que agrava la situación; el sexo del animal, la edad y si puede reintroducirse en su hábitat, entre otros", dijo Adrián Rinuadi, jefe de la Patrulla Ambiental. 

También Zulma tendrá la posibilidad de hacer un descargo por escrito. Lo que diga y explique será clave para decidir la sanción. 

ElDoceTV




SEGUI LEYENDO...

Menu