LA LUCHA DE VICENTE: TIENE UN DNI “MELLIZO” Y DESDE HACE 20 AÑOS LE COBRAN DEUDAS QUE NUNCA CONTRAJO

Este jubilado de 78 años, incluso logró dar con el teléfono de la mujer que tiene su mismo documento pero nunca le respondieron. Está asentado que sus ingresos son más altos que la jubilación mínima que cobra y por eso también perdió beneficios sociales.

La vida de Vicente Fissore (78) cambió radicalmente en 1994. Desde aquel año las llamadas nunca pararon, ni tampoco terminó la peregrinación en busca de una respuesta que más de dos décadas después no llega.

Aquel año este jubilado se enteró que en Buenos Aires existe una mujer llamada Alicia Graciela Hernández que tiene el mismo Documento Nacional de Identidad (DNI) que él.

No obstante, la coincidencia no es el único motivo de su congoja, sino que con el tiempo a raíz de deudas contraídas con ese mismo número de DNI por aquella persona se transformó en deudor.

"Mi número de documento es mellizo con el de una mujer en Buenos Aires. En algún momento también compartimos el Cuil. Desde hace tiempo me llaman bancos, estudios jurídicos, tarjetas para cobrar deudas que no tengo", comenzó a relatar mostrando los papeles que conserva como pruebas.

Vicente afirmó que "toda su vida fue empleado", y sus bienes no se corresponden con los que aparecen registrados. "También me llegó a figurar que tenía una empresa de transporte de caudales y objetos de valor que aun hoy está vigente, deudas con otras empresas. Una deuda por una compra en San Luis, lugar al que yo nunca fui", expresó a LA VOZ DE SAN JUSTO.

 

Peregrinación

A lo largo de los años, este problema nunca dejó de perseguirlo. Las consecuencias van mucho más allá de estar inscripto en el Veraz (desde 1999) como deudor, incluso le trajo aparejados conflictos con la obra social Pami y beneficios para jubilados.

"Realmente no sé qué hacer, esto me ocasionó perjuicios. Mi esposa enfermó y hubo problemas para que la obra social cubra la quimioterapia, ahora me negaban la pensión por mi esposa que falleció hace 7 meses también", enumeró casi con resignación.

Cuando la sucesión de llamados dejó de ser algo meramente casual decidió ir a la Policía y los Tribunales de nuestra ciudad pero le dijeron que el problema era competencia de la Justicia Federal.

"En el Juzgado Federal me atendieron bien pero me dijeron que no podían hacer nada porque se ocupaban de delitos federales. Fui a las oficinas de Defensoría de la Nación y aunque intentaron me dieron la misma respuesta. En el Registro Civil me contestaron que ellos no pueden hacer nada para solucionar el problema con el DNI mellizo, y ya no sé qué hacer", subrayó Fissore.

Sin exenciones

Además, Vicente recordó que "no puede pedir un crédito, ni comprar nada a su nombre" por estar inscripto en el Veraz. Tampoco puede acceder a la tarifa social de luz pese a ganar una jubilación mínima, ni del gas.

"Hasta perdí el beneficio de cobertura de los remedios del Pami porque dicen que sí tengo ingresos económicos con los que responder, pero yo solo gano una jubilación mínima y vivo con $7.000 al mes", indicó resignado.

En este tiempo, Vicente que fue empleado toda su vida y chofer de camiones, solo tuvo una buena noticia a su favor: "Hace un tiempo logré que me cambiaran el número de Cuil (Código Único de Identificación Laboral) porque teníamos el mismo".

Después de mucho investigar, logró dar con dos teléfonos de la mujer con la que comparte el DNI, pero sus llamados y mensajes nunca fueron contestados. Hoy su miedo es que "sea un chivo expiatorio o no exista".




SEGUI LEYENDO...

Menu