LA HISTORIA DETRÁS DE LA SEGUNDA MARAVILLA DE ARROYITO

Emplazado en el Balneario Municipal, el puente colgante que nació como un lazo entre el campo y la ciudad, se convirtió en un atractivo turístico para quienes visitan Arroyito cada año. La historia de este hito cultural e histórico, valorado por su gente como una de las siete maravillas de la ciudad.

 Por Vanina Panero

El puente colgante que nació por la mera necesidad de un habitante de la zona rural, que tenía de cruzar el río para llegar a la zona urbana, sigue siendo el paso obligado de miles de arroyitenses que viven del otro lado del margen del Río Xanaes. 

Si bien cumple 50 años de su instalación en el Balneario Municipal, su existencia se remonta al año 1924, cuando el doctor en Ciencias Agrarias, Delfín Sánchez De Bustamante, lo gestionó ante Vialidad Nacional como un elemento indispensable para cruzar al río, siendo que había adquirido un campo en la zona de "Las Cañas" al norte de El Fuertecito.

En 1965 se funda el Club de Caza y Pesca de Arroyito, siendo que en 1969 se instala y se inaugura el puente donde actualmente se emplaza. 

Así, desde hace 50 años brinda un paso peatonal uniendo la zona rural con la pueblerina hoy pujante ciudad, a través del río Segundo o Xanaes. 

Además de ser premiado por los arroyitenses como una de las siete maravillas de la ciudad, se ha convertido en un atractivo turístico para quienes visitan el Balneario Municipal cada año. 

El pedido de un ganadero 

"Delfín Sánchez De Bustamante era un jujeño que nació en San Salvador de Jujuy en 1882, realizó su ciclo universitario en Estados Unidos, donde obtuvo el título de Doctor en Ciencias Agrarias. De regreso en el país se dedicó a la explotación ganadera en la provincia de Buenos Aires hasta 1924, oportunidad en que compró el campo "Las Cañas" al norte de El Fuertecito", comentó a LA VOZ DE SAN JUSTO, Gustavo Pavón, director del Museo Histórico Municipal "José Domingo Mercado". 

"El canal de desagüe que llevaba el agua de los antiguos bañados de la zona hasta el canal de Plujunta atravesaba los campos de Don Delfín, esto lo llevó a construir un puente colgante donado por Vialidad Nacional, usado en su propia estancia para poder cruzar el río", explicó. 

Del campo, al club de Caza y Pesca 

Consultado sobre cómo llega el puente al Balneario Municipal, lugar donde se emplaza actualmente, Pavón comentó que "en 1953 fallece Bustamente y se produce la venta de los campos. El 6 de mayo 1965 se funda el Club Caza y Pesca siendo un fiel colaborador don Mario Sánchez de Bustamante (hijo de Delfín), quién dona a esta institución el puente colgante, ya que el club está emplazado en la margen contraria del río donde se ubica el pueblo de Arroyito, habilitando de esta manera un importante medio de comunicación entre la ciudad, el club y la zona agropecuaria". 

El Puente Colgante cumple 50 años

Las reformas 

Entre las particularidades de este objeto, Pavón recordó que en aquel entonces "el puente donado era de menor longitud que el actual, por lo que el Club de Caza y Pesca Arroyito con el esfuerzo de sus socios y simpatizantes, le hicieron refuerzos y lo ampliaron permitiéndole unir una y otra margen del río". 

El mismo se instala y se inaugura el domingo 26 de enero de 1969, cumpliendo así este año su Cincuentenario. 

Una de las siete maravillas arroyitenses 

Elegido por sus propios habitantes, el puente colgante se convirtió en 2009 en una de las siete maravillas de Arroyito, detrás de la fábrica Arcor que obtuvo el primer puesto. 

La elección se realizó el 7 de diciembre de 2009, tras un proyecto elaborado por la comunidad educativa de la Escuela José Giménez Lagos, conjuntamente con la municipalidad de Arroyito.

El concurso denominado "elegimos las siete maravillas de arroyito" era destinado a la elección de los espacios más emblemáticos, históricos y culturales de nuestra ciudad en la cual votaron 19.900 personas, resultando elegido el Puente Colgante y Balneario Municipal en segundo puesto con 2005 votos. 

Un puente "de oro"

En la noche del viernes se llevó a cabo el acto por los 50 años de la inauguración de este emblemático puente en el Balneario Municipal. El mismo fue encabezado por el intendente Mauricio Cravero, acompañado por la viceintendenta Graciela Tristany, el secretario de Obras Públicas, Daniel Lafarina, el padre Gabriel Camusso, familiares de Sánchez Bustamante y miembros del Club de Caza y Pesca. 

Entre ellos, Carlos Sánchez de Bustamante, nieto de quien fuera el pionero en traer el puente a la ciudad de Arroyito y la presencia especial de Andrés "Bocha" Micaelli, quien dirigió unas palabras a los presentes, tal como lo hizo aquel 26 enero de 1969 cuando se inauguró. 

Por su parte, el director del Museo Histórico Municipal de Arroyito, Gustavo Pavón, hizo un repaso de la historia de este hito cultural arroyitense. 

La oportunidad fue propicia para la entrega de reconocimientos y esta vez fue el turno de Belzor Voccos, un reconocido joyero, orfebre y platero de la ciudad, quien fue miembro durante muchos años del Club de Caza y Pesca. 

Luego fue el turno de Carlos Sánchez, quien recibió también una placa recordatoria en reconocimiento por el aporte de su familia, a la comunidad, más precisamente de su padre don Mario. "Gracias a su donación realizada a nuestra ciudad en el año 1969, el puente colgante, que posibilitó el crecimiento agro ganadero hacia la margen norte del Río Segundo, además de convertirse en un atractivo turístico para la ciudad", señala la placa. 

Por su parte, el intendente Mauricio Cravero expresó: "Las obras son siempre cumbres, traspasan en la historia a lo personal y a las personas convirtiéndolas en eternas, pues quedan en la memoria a través de sus legados. Esta gestión municipal siempre agradecida hacia quienes hacen y construyen la ciudad", finalizó. 




SEGUI LEYENDO...

Menu