ISABEL LUNA: LA MUJER QUE PASÓ DE ALBAÑIL A CAMIONERA EN UNA EMPRESA DE FERTILIZANTES

Tiene 46 años y es camionera en una empresa de fertilizantes del agro y albañil. "Soy diferente, me siento diferente".

Luna trabaja en una empresa de distribución de fertilizantes, Nutrien, en la localidad de El Arbolito,Buenos Aires. 

Lleva tres años manejando un camión con acoplado -a veces un semirremolque- y llegó a ese puesto después de haber llegado a la empresa para construir una oficina. "Desde los cimientos al techo, todo yo sola con un ayudante que me daba una mano con lo más pesado. Cuando terminamos no querían dejarme sin trabajo y empecé a mantener el parque y a hacer mantenimiento hasta que un día me dijeron que tenían un camión para mí", recuerda.

Juan Bencardini es el gerente al que Luna menciona como su impulsor en la compañía. "Me dio oportunidades y apostó por mí y eso yo lo valoro. Igual que mis compañeros, que me acompañan. Ya no están algunos que, al comienzo, no quisieron compartir trabajos conmigo. Los 'pusieron en su lugar' y yo seguí adelante", señala.

La mujer empezó haciendo trabajos de albañil

Aprendió albañilería con su marido, quien falleció hace casi cinco años, así que estaba acostumbrada a "sorprender" cuando llegaba para hacer un trabajo. En el camión hace viajes a 100 kilómetros a la redonda y en la ruta se cruza -"y nos hacemos juegos de luces"- con otras camioneras de cereales que hacen recorridos más largos.

Registro

En el país, según datos de la Comisión Nacional de Regulación del Transporte, hay registrados unos 300.700 camioneros, de los cuales solo 447 son mujeres, el 1,5%. Luna solía acompañar a su hijo de 26 años que trabaja en la misma empresa y asegura que siempre le gustó viajar y manejar.

"Cuando íbamos a los campos él decía 'acá está la futura camionera de la empresa' y terminó siendo verdad", dice.

Salvo la secretaria, es la única mujer que trabaja en la empresa. "En el pueblo al comienzo se admiraban, pero como me conocen saben que pasé muchas cosas y que salgo adelante. Ahora ya no se sorprenden", comenta.

Lleva los fertilizantes hasta el mismo campo

Ríe cuando menciona que, en algunos campos, cuando llama desde afuera creen que como es mujer se comunica desde una oficina. "Al principio les llamaba la atención cuando me veían; en el campo pesamos y descargamos en tolva (los fertilizantes). Todo normal", explica.

En la empresa aprende algunas cuestiones de mecánica como para "defenderse" si pasa algo en el campo. "Me doy maña, son todas cosas que me gustan", comenta.

Isabel Luna, de 46 años, es albañil y camionera en una empresa de fertilizantes del agro
Isabel Luna, de 46 años, es albañil y camionera en una empresa de fertilizantes del agro . 

LaNación




SEGUI LEYENDO...

Menu