ESCUELA RURAL DE CORRIENTES LLEVA EL NOMBRE DE SOLDADO DE MALVINAS IDENTIFICADO ESTE AÑO

El soldado de Malvinas Ramón Cirilo Blanco, fue identificado en enero de este año gracias a un trabajo de investigación de la institución y la Universidad Nacional del Nordeste.

Una escuela rural de la provincia de Corrientes llevará desde hoy el nombre del soldado de Malvinas Ramón Cirilo Blanco, cuyos restos fueron identificados en enero de este año, 37 años después de la guerra, gracias a un trabajo de investigación de la institución y la Universidad Nacional del Nordeste.

El cambio de nombre de la escuela 784 de Arroyo Pontón, en el departamento correntino de San Luís del Palmar, se realizará esta tarde, en el marco de un acto que presidirá el secretario de Derechos Humanos, Claudio Avruj, familiares de Blanco, alumnos y docentes de la institución.

"Esta es una historia que nos enseña acerca de la importancia de la búsqueda de la verdad para permitirnos cerrar viejas heridas del pasado, para dejar atrás años de dolor, de indiferencia y olvido", afirmó Avruj en una columna publicada hoy en la prensa correntina.

Blanco formaba parte del Regimiento de Infantería Mecanizada 12 y, si bien tenía poca instrucción militar y casi no sabía leer, fue destinado a Darwin, donde murió el 23 de mayo de 1982, con solo 20 años.

Gracias al trabajo del Comité Internacional de la Cruz Roja y el Equipo Argentino de Antropología Forense, sus restos fueron identificados en enero de este año, junto a otros soldados correntinos, Daniel Omar Luque y Mario Gómez.

Sus familias fueron notificadas por Avruj, quien viajó en enero a la provincia para informar del reconocimiento de los cuerpos y, en algunos casos, entregar objetos personales que permanecían en las tumbas.

La familia del soldado donó a la escuela rural la placa de granito negra con la inscripción "Soldado argentino solo conocido por Dios" que estuvo en la tumba de Cirilo durante 37 años hasta que este año fue cambiada por otra con su nombre y apellido.

La identificación fue posible gracias al trabajo que realizó la escuela, junto a un equipo de la facultad de Humanidades de la Universidad Nacional del Nordeste, que realizó una investigación sobre el ex combatiente.

"Pocos conocían la existencia del soldado de Arroyo Pontón, cuando a la hora de buscar un nombre para la escuela, alguien mencionó la historia de un combatiente de Malvinas que nunca regresó al pueblo. Ese fue el punto de partida de una investigación que apasionó a los chicos y que les permitió poner manos a la obra en esta desafiante tarea", explicó Avruj.

Recién en noviembre del año pasado, y por medio del trabajo de investigación, se logró ubicar a una hermana de Blanco, Mónica Gómez, quien dio su muestra de sangre para cotejar el ADN y en enero se logró la identificación. En marzo, pudo viajar a Malvinas para visitar el cementerio.

En el acto de esta tarde también presentarán su biografía en la que cuentan diferentes aspectos de su vida como "su amor por el mate, los momentos de juego compartidos con sus hermanos, las largas horas trabajando en el campo, su pasión por el chamamé, el último beso a sus padres y hermanos antes de partir a la guerra", recordó Avruj.




SEGUI LEYENDO...

Menu