ENTRE LA CRISIS Y EL CLIMA DE DESCONFIANZA, DIPUTADOS NO SESIONA HACE MÁS DE TRES MESES

Se habían votadola ley Brisa, por la cual los hijos de víctimas de femicidio pasaron a recibir una reparación económica, y la ley Justina a partir de la cual todos los mayores de 18 años son donantes deórganos.

El proyecto de ley de extinción de dominio, para recuperar lo robado de la corrupción, sigue demorado en la Cámara de Diputados. Pero no es la única iniciativa en lista de espera, en un Congreso con funcionamiento trastocado por la crisis económica y financiera, donde el debate por el Presupuesto -cuya sanción es la prioridad para el oficialismo- aparece condicionando el tratamiento de los demás proyectos.

Reflejo de este cuadro es que Diputados no sesiona para tratar leyes desde hace más de tres meses. Hubo en ese lapso dos reuniones para recibir el informe de gestión del jefe de Gabinete, Marcos Peña. La última el miércoles pasado. Pero la última sesión con proyectos tuvo lugar el 4 de julio, con sanción a dos iniciativas de impacto: la "ley Brisa", por la cual los hijos de víctimas de femicidio pasaron a recibir una reparación económica, y la "ley Justina" a partir de la cual todos los mayores de 18 años son donantes de órganos, salvo que se opongan en vida.

En el caso del Senado, no sesiona pero desde el 22 de agosto,cuando se votó la autorización para permitir a la Justicia allanar los domicilios de Cristina Kirchner, y en la madrugada del 23, el proyecto de extinción de dominio que con muchos cambios volvió a Diputados.

"No hay clima para sesionar salvo un proyecto vital como el Presupuesto,todo está cruzado por desconfianzas", explicó uno de los principales negociadores de Cambiemos en Diputados.

Desde esa misma trinchera otra fuente parlamentaria se sinceró: "El oficialismo no debe abrir el recinto en medio de esta crisis. Cuando se buscaron consensos para avanzar en leyes 'light', sociales, se juntaron todos los peronismos para llenarte la cara de dedos". En las últimas semanas, en efecto, la oposición pidió sesiones especiales para derogar el decreto presidencial sobre Fuerzas Armadas, el del Fondo Sojero o el de eliminación de beneficios en asignaciones familiares en la zona patagónica. 

Extinción de dominio es ejemplo de este clima político "poco propicio". Cuando el Senado lo devolvió con cambios, se suponía que iba a tener rápido tratamiento porque Diputados había hecho presión al Senado por dormir la iniciativa durante dos años. Pero el plenario de comisiones que debe dictaminar -aceptar los cambios hechos en la Cámara Alta, o ratificar el proyecto original- ni siquiera se reunió.

Enseguida sobrevino el ríspido debate por el Presupuesto. Cambiemos viene remando para conseguir los votos de la oposición y no quiso incomodar con extinción, que parte aguas en el peronismo federal, al que necesita. Cuando se apruebe el Presupuesto -en Diputados sucedería el 24 de octubre- se supone que se destrabará el tratamiento de extinción de dominio. Deberían estar los votos para ratificar el texto original de Diputados, defendido por el jefe del interbloque Cambiemos, Mario Negri, la titular de la bancada massista (y autora del proyecto), Graciela Camaño, y peronistas federales que ya lo votaron en 2016. El proyecto de Diputados permitiría por ejemplo, recuperar bienes y dinero malhabidos en la causa de los cuadernos de las coimas, ya que la extinción se da por un juicio civil. Los cambios promovidos por el PJ y el cristicamporismo en el Senado dejan sin retroactividad la extinción al atarla a la causa penal.

Otros proyectos con distinto nivel de trámite que esperan llegar al recinto son la "ley corta de medios" y la de Alquileres (ambas con media sanción del Senado), los cambios para hacer efectiva la aplicación de la Ley de Educación Sexual Integral (con dictamen en Diputados), o el proyecto de equidad de género en el trabajo y para extender las licencias por paternidad de 2 a 15 días, que aún se debate en la comisión de Legislación del Trabajo. 

Clarín




SEGUI LEYENDO...

Menu