EMILIO, EL RADIOAFICIONADO MÁS LONGEVO DEL PAÍS, CUMPLIÓ 104 AÑOS

Don Pons celebró un nuevo año de vida cerca de los suyos con una vitalidad y energía que sorprende.

Emilio Miguel Pons cumplió un nuevo año de vida. El hombre de barrio Vélez Sarsfield festejó este fin de semana sus 104 años que cumplió el 14 de julio de 1917.

Con la cercanía de los suyos, el cumpleañero celebró un año más y se consagró como el radioaficionado más longevo del país.

De hecho, sus compañeros radioaficionados de Argentina y la ciudad le enviaron una carta de felicitaciones por su natalicio, pero además, le comentaron que era el más mayor de los integrantes y en octubre le harán un reconocimiento por ser además uno de los fundadores del club en San Francisco.

Un apasionado por la tecnología

Emilio se encuentra en perfectas condiciones y siempre vivió solo en su casa de calle Independencia frente a la plaza Vélez Sarsfield. Sin embargo, cuando empezó la pandemia y dado que no podía movilizarse ni recibir visitas, tuvo un accidente doméstico, pasó toda la noche tirado en el suelo por no poder levantarse y por esa situación, fue a vivir con su hijo Carlos.

Ahora, Emilio tiene su propio departamento donde vive solo pero cerca de los suyos.

Su personalidad está marcada por el ser un hombre metódico apasionado del ajedrez y también de la tecnología. "Fue de los primeros en dedicarse a arreglar los televisores como hobby y a los 80 se compró su propia computadora", contó Fernanda Pons.

Apasionado de la tecnología, tiene internet y todos los días se conecta durante una hora y media vía Skype con su hijo Jorge que vive en Villa Giardino.

"Mi abuelo siempre fue muy metódico y sano pero su debilidad son los chocolates", contó uno de su secretos la nieta.

El hombre de más de 100 años se casó con doña Dina Piacenza cuando tenía 32 y disfrutaron de su compañía mutua, porque ella falleció a los 101, hace cinco años.

La longeva pareja tuvo dos hijos varones, Jorge y Carlos, cuatro nietos y tres bisnietos; una pequeña familia pero llena de amor y de unión.




SEGUI LEYENDO...

Menu