ELEVADOR LACERDA: ATRACCIÓN TURÍSTICA Y MEDIO DE TRANSPORTE

Quien llega a Salvador sabe que tiene en algún momento que ir a conocer el gran "ascensor", que es un punto de turismo para quienes llegan de otros sectores, pero para los residentes locales es una vía de conexión. LA VOZ DE SAN JUSTO y AM 1050, lo visitaron en la previa del comienzo de la Copa.

El Elevador Lacerda, es un enorme ascensor, que conecta la Ciudad Baja con la ciudad Alta de Salvador y es usado a diario por miles de personas. Se encuentra ubicado en la Plaza Cayru y sin dudas es uno de los ascensores más conocidos del mundo y de Brasil.

A diferencia de otros puntos de Brasil, donde destacan básicamente las playas y los parajes naturales, Salvador de Bahía cuenta además de estos alicientes, con algunos lugares llenos de historia que son dignos de conocer.

Este elevador es una visita turística obligada y descender o subir en él, los 72 metros de altura, se convierte en toda una experiencia. El recorrido en el Elevador Lacerda, apenas dura 30 segundos y para acceder se debe respetar una fila y las normas de los empleados que controlan la entrada y custodian el peso máximo, como cualquier ascensor.

Su nombre se debe a quienes lo construyeron, el ingeniero Augusto de Lacerda, en sociedad con su hermano, el comerciante Antonio de Lacerda, quien además ideó la Compañía de Transportes Urbanos.

Las obras de este ascensor se iniciaron en 1869 y, con los dos elevadores hidráulicos funcionando, en diciembre de 1873 se inauguró con el nombre de Elevador Hidráulico da Conceizao da Praia. Popularmente conocido como Elevador Parafuso, en 1896 sería rebautizado como Elevador Lacerda.

Para cualquiera que visite Salvador es un lugar de paso, ya que conecta la Plaza Cayru con el Mercado Modelo, principal lugar comercial de curiosidades, regalos y souvenirs de la capital bahiana.

A lo largo de su historia pasó por cuatro grandes reformas y revisiones, ya que en 1906 se hicieron las obras para que sea eléctrico, en 1930 se agregaron dos elevadores más y una nueva torre; a principios de la década de 1980 hubo una revisión en la estructura de concreto y en 1997 fue hecha una revisión de toda la maquinaria eléctrica. Operó inicialmente con dos cabinas y actualmente funciona con cuatro modernas cabinas electrificadas con capacidad para veinte personas cada una.

El elevador más famoso de Bahía llega a transportar a 900 mil pasajeros por mes o, en promedio, 28 mil personas por día en un recorrido de treinta segundos de duración y viajar en él no es gratis, pero si súper accesible, ya que cuesta 15 centavos de real, menos de 2 pesos argentinos.

 




SEGUI LEYENDO...

Menu