EL PAPA FRANCISCO REGRESA A AMÉRICA PERO EVITA LA ARGENTINA

"En todos los viajes corre el riesgo de ser manipulado. Pero en la Argentina el riesgo es más elevado", sostiene a la AFP el historiador italiano Gianni La Bella, de la Comunidad de San Egidio.

El papa Francisco regresa el lunes por sexta vez a América Latina, pero evita de nuevo su país, la República Argentina, un gesto significativo que genera muchos interrogantes.

 "En todos los viajes corre el riesgo de ser manipulado. Pero en la Argentina el riesgo es más elevado", sostiene a la AFP el historiador italiano Gianni La Bella, de la Comunidad de San Egidio, mejor conocida como el brazo diplomático del Vaticano en más de 60 países.

 El primer papa latinoamericano de la historia, en casi cinco años de pontificado ha visitado buena parte de los países que rodean su natal Argentina, comenzando por Brasil, Paraguay, Bolivia y pasando por Ecuador y Colombia.

 Desde todos, a excepción de Uruguay, que tampoco ha visitado, ha hecho llamados a la reconciliación, a la paz, al diálogo, ha ofrecido sus buenos oficios y propiciado acuerdos.

 Sin embargo, muchos observadores, tanto en el Vaticano como en la Argentina, consideran que sus mensajes tienen un peso distinto en su país, donde suelen ser interpretados como intervenciones políticas y verdaderos flechazos contra las medidas neoliberales del presidente Mauricio Macri, como la controvertida reciente ley de pensiones.

 "Creo que Francisco teme que la fuerte polarización que vive Argentina le va a impedir desarrollar su función pastoral", asegura La Bella, que acompañó a Francisco en su delicado recorrido en septiembre por Colombia, país devastado por más de cincuenta años de conflicto armado.

 Gustavo Vera, uno de los activistas sociales más allegados a Jorge Mario Bergoglio antes de que fuera elegido papa, defiende que éste "siempre fue un abanderado de la cultura del encuentro, de la cultura del diálogo, la cultura de buscar los puntos en común para poder trabajar a largo plazo en beneficio de la comunidad".

 "Creo que todavía la Argentina no ha madurado a una situación de concertación, de diálogo, de generar políticas de Estado de verdad", agrega desde Buenos Aires.

 ¿Francisco, une o divide a los argentinos? 

La exclusión en sus giras papales de la Argentina, el país donde pasó casi toda su vida religiosa, parece ser una decisión muy personal.

 "Trata de no ser un factor que genere división, oportunismo, sectarismo. Creo que lo está dejando para el final. Creo que Francisco va a venir a su querido país, a su querida patria, cuando sienta que es un factor que une, un factor que genera condiciones de diálogo, condiciones de concertación", asegura Vera.

 La vaticanista italiana Franca Giansoldati enumeró recientemente las varias posibles razones por las que Francisco no se decide a visitar su tierra, donde probablemente sería recibido por verdaderas multitudes, como ha ocurrido en toda Sudamérica y como ocurrió a Juan Pablo II en la otrora Polonia comunista.

 "Para evitar el riesgo de ser usado por el gobierno actual con el que no comparte su política social, para evitar privilegiar su patria con respecto a otras naciones, porque como papa quiere asumir un papel universal, para evitar la nostalgia y el deseo de regresar a los lugares amados y queridos", resumió.

En por lo menos cinco ocasiones oficiales, los obispos argentinos han invitado a Francisco a visitar su tierra.

 




SEGUI LEYENDO...

Menu