EL DUEÑO DEL TERRENO DONDE MURIÓ JULEN ASEGURÓ QUE TAPÓ EL POZO Y QUE NUNCA PENSÓ QUE POR AHÍ "CABRÍA UN NIÑO"

"No he matado a nadie, fue un accidente; podría haber sido mi hija", afirmó David Serrano, pareja de una prima del padre del nene.

Era la voz que faltaba escuchar en medio de esta tragedia. David Serrano, el dueño del terreno donde murió Julen, el nene de dos años que cayó en un pozo en España, finalmente habló. En un breve rueda de prensa y en una entrevista con un medo local, el hombre afirmó que él mismo tapó el agujero del pozo "con dos bloques de hormigón", y que "jamás en la vida" pensó que por ahí "cabría un niño". La muerte de Julen, aseguró, "nunca se lo va a perdonar".

Según explicó Serrano, gastó "todos sus ahorros" en este terreno del pueblo de Totalán donde quería cultivar paltas y mangos. Hizo tres pozos para buscar agua, pero no encontró tanta como para una plantación de frutales, indicó el diario La Vanguardia.

El pozo donde cayó Julen.

Según dijo Serrano, el pocero que contrató, Antonio Sánchez,"hizo un boquete de más de 100 metros que dejó abierto cuando se marchó. Se fue dejándome el boquete tal cual", aseguró.

Ese fatídico 13 de enero, Serrano, que es la pareja de una prima del padre de Julen, había invitado a sus familiares a comer una paella en el terreno. Advirtió del peligro que representaba el pozo y lo tapó con bloques de hormigón que tenía para levantar un muro de contención ante posibles desprendimientos en el terreno montañoso.

"Yo veía que alguien podía meter un pie y partírselo, pero jamás en la vida pensé que cabría un niño, eso jamás en la vida me lo voy a perdonar", afirmó.

"Yo estaba preparando el fuego cuando el niño se escurrió entre los dos bloques de hormigón. El niño estaba jugando cuando escucho voces aterradoras y cuando me acerqué vi que el niño se había caído entre los dos bloques y había desaparecido", explicó, conmocionado.

El pequeño Julen, poco antes de caer al pozo.

"Tengo una niña de dos años que también estaba jugando con Julen. Podría haber sido ella y nunca me lo voy a perdonar", enfatizó.

Rescatistas finalmente lograron recuperar el cuerpo del nene 12 días y 11 horas después tras un operativo descomunal. El nene yacía a 71 metros bajo tierra y la autopsia reveló que murió minutos después de la caída.

"Estamos destrozados"

"Desde ese día todo me da igual" , dijo Serrano, devorado por la culpa. El hombre aseguró que con su pareja, Adriana Jiménez, "están destrozados". "No hay dios quien lleve este día a día", explicó en una entrevista con el diario ABC Sevilla.

El hombre también se quejó de quienes lo critican y de que dijeran que puede ser acusado de "homicidio imprudente", una palabra que le "suena muy duro" y "le atormenta".

"En ningún momento se han puesto en mi pellejo, tras vivir esta desgracia y ser acusado por la opinión pública con mentiras", remarcó el hombre.

"No he matado a nadie, fue un accidente", sostuvo David. En su opinión, "no hay diferencia con el niño que se electrocuta, el que bebe lejía o aquel que se cae por una ventana. No deja de ser un accidente. Nadie ha querido que esto pase".

"Era como mi sobrino, estaba siempre en mi casa jugando con mi niña, en el parque o en la guardería. Lo quería mucho. Siempre estaba con nosotros. Se ha criado junto con mi niña. Eran como hermanos", afirmó David.

TN




SEGUI LEYENDO...

Menu