EJÉRCITO LIBERÓ A OVIDIO GUZMÁN PARA “TRATAR DE EVITAR MÁS VIOLENCIA EN LA ZONA”, JUSTIFICA DURAZO

La Policía mexicana se enfrentó con la custodia personal del narco, desplegada en varios puntos de Sinaloa.

La captura de Ovidio Guzmán fue estruendosa: dejó escenas de terror en la calles de la ciudad de Culiacán, en Sinaloa. Fueron cuatro horas de enfrentamientos armados entre sus soldados y las fuerzas de seguridad, que fueron registrados por los celulares de las personas que debieron protegerse de las balas en comercios y detrás de vehículos.

Tenemos reportes de coches que han sido incendiados, se fugaron 20 reos del penal de Aguaruto, donde resultaron heridos varios custodios, los accesos terrestres están limitados y hay fuertes retenes en las entradas a Sinaloa, además el partido entre Atlante y Dorados quedó suspendido", concluyó Adrián López  director del medio Noreste de Sinaloa

Diversos puntos de Culiacán se encuentran afectados, comercios cerrados, clases suspendidas y escenarios violentos se viven en la capital.

Se dice que los hijos de Joaquín Guzmán Loera son el motivo de los enfrentamientos presentes, Joaquín López Dóriga se encuentra compartiendo pequeñas noticias en relación a la situación de Culiacán.

"Tomaron la decisión de retirarse de la casa sin Guzmán para tratar de evitar más violencia en la zona y preservar la vida de nuestro personal y recuperar la calma en la ciudad", justificó Durazo.

Previamente, el secretario Durazo, a través de un mensaje videograbado, señaló que con propósito de salvaguardar el bien superior, la integridad y la tranquilidad de los habitantes de Culiacán, el gabinete de seguridad determinó suspender las acciones operativas con los elementos militares, y trasladarse a Culiacan para conducir las acciones correspondientes".

Durante el mensaje, Durazo estuvo acompañado por los secretarios de la Defensa Nacional, Luis Crecencio Sandoval; de Marina, José Rafael Ojeda Durán; del titular de la Guardia Nacional, Luis Rodríguez Bucio; y del director del Centro Nacional de Inteligencia, Audomaro Martínez. 




SEGUI LEYENDO...

Menu