LA INFLACIÓN IMPACTA EN LA UTN QUE OFRECE SERVICIOS PARA GENERAR RECURSOS

Aunque los fondos adeudados por el gobierno llegaron, ahora sufren las consecuencias de la pérdida de valor de la moneda. Hay aproximadamente tres meses de retraso, sin embargo lo que más impacta es el momento económico actual.

Luego de regularizar la situación financiera producida por el atraso en la entrega de los fondos para el pago de becas por parte del gobierno nacional, la Facultad Regional San Francisco de la UTN se enfrenta en este momento a las consecuencias del proceso inflacionario. 

La situación económica deteriora día a día el valor de la moneda y por ende, disminuye la importancia de los recursos que recibe por parte de la nación. La situación los obliga a pensar en sumar ingresos. Para eso, aprovechan sus instalaciones, laboratorios y equipos de investigación para prestar servicios a empresas y organismos públicos y cobrar por ellos.

Actualmente, la UTN de nuestra ciudad recibe fondos destinados a cubrir el gasto de funcionamiento de la casa de altos estudios. Lo presupuestado para el funcionamiento de la Facultad en 2019 es de 107 millones de pesos. De esa cantidad, lo único que está disponible para gastos de funcionamiento es el equivalente a un 8 %, es decir alrededor de 8 millones y medio de pesos.

Ese dinero arriba a la facultad local con una diferencia de 90 días promedio entre el envío de los comprobantes y la llegada de los fondos. 

Esta situación, a partir del efecto inflacionario de nuestra economía, produce un perjuicio en las finanzas universitarias a partir de la diferencia de costos que se produce por la demora de tres meses en el pago de estas obligaciones. Ese atraso hace que el dinero se utlilice en lo inmediato es decir en la compra de insumos y pago de servicios, elementos de limpieza, ropa de trabajo, etc.

Si bien el decano de la Facultad Regional San Francisco de la UTN, Alberto Toloza, reconoció que "es muy común en el sistema administrativo" que se produzcan ciertos "baches" entre el envío de las facturas a pagar y la llegada de los fondos para cancelar esas deudas, indicó en este momento el contexto inflacionario por el que atraviesa nuestra economía atenta contra el rendimiento del dinero recibido.

Al recibir a  LA VOZ DE SAN JUSTO, el ingeniero recordó que cuando ocurrió el problema por el retardo en el pago de las becas "el atraso era de más de seis meses y con un salto de costos que había perjudicado mucho. Eso complicó mucho la situación".

Actualmente, si bien se regularizó el pago reclamado, comentó que "el período que transcurre entre los comprobantes y facturas que enviamos para reintegro y la llegada de los fondos para cancelar esos montos se produce con tres meses de diferencia".

Alberto Toloza, decano de la UTN San Francisco 

La inflación "complica" la reposición de elementos

No obstante esta situación, Toloza se negó a considerarla como "un atraso" de envío de fondos. "En todo caso lo que complica todo esto es que el incremento de los valores como tarifas y servicios por efecto de la inflación complica un poco para poder reponer los elementos que se compran o el pago de servicios".

Explicó también que la situación actual "no tiene nada que ver" con el inconveniente atravesado por la universidad durante 2018 con el atraso en el pago de las becas. 

"El sistema se está desarrollando con normalidad", indicó Tolosa quien aclaró que "el año pasado los gastos de funcionamiento de la universidad se llegaron a retrasar en términos de seis meses y ahora estamos en un promedio de 90 días. Se volvió casi a la normalidad si lo comparan con lo que vivido en 2018. Lo cierto también es que la inflación que existe es importante y afecta a la Facultad".

El decano reconoció que en otros momentos los períodos de envío de fondos "eran más reducidos" que los actuales. "A veces teníamos que esperar entre 30 y 60 días y ahora ya son 90 días", dijo.

Al finalizar septiembre, la Facultad Regional San Francisco recibió fondos correspondientes al mes de junio, es decir con casi cuatro meses de atraso.

Si bien reiteró que en términos de tiempo, el período que transcurre entre el envío de la documentación y la recepción de los fondos "puede considerarse como regular" reconoció que el impacto que esto genera en un contexto inflacionario "es importante" porque al momento de recibir los fondos de un pago a 90 días "se complica reponer los recursos".

Generación de recursos propios

Al momento de afrontar la diferencia surgida por efecto de la inflación, la Facultad Regional San Francisco de la UTN echa mano a la generación de recursos propios que posee a partir de los múltiples servicios y prestaciones que puede brindar en diferentes ámbitos de la ciudad y la región.

Sobre esto último, el decano comentó: "Echamos mano a la venta de servicios y la producción de nuestros laboratorios y equipos de investigación así como también las tareas de extensión universitaria o convenios que hagamos con empresas, instituciones y organizaciones gubernamentales además del aporte de la cooperadora cuyo objetivo de trabajar para sostener la actividad".

Además indicó que el dinero correspondiente a los 8 millones y medio de pesos que reciben con 90 días de diferencia "no supera el 50 % de lo que realmente gastamos" en ese concepto.

De esta manera se vuelve "indispensable" el trabajo colaborativo de los laboratorios, equipos de investigación y diferentes áreas que posibiliten a la Facultad Regional obtener recursos que permitan financiar el funcionamiento diario.

Un antecedente preocupante

Cabe recordar que en julio de 2018 la Facultad Regional San Francisco afrontaba un panorama bastante complicado por el atraso en el pago de las becas a 120 estudiantes.

En ese momento la deuda provenía de la Secretaría de Asuntos Estudiantiles (SAE) de Rectorado. Ese sistema de becas propio está dentro del presupuesto de la universidad, para gastos de funcionamiento y otras partidas. 

El atraso en el pago de los fondos comenzó en febrero de ese año y se extendió hasta fines de 2018 es el que se le está debiendo a UTN desde hace seis meses, es decir desde febrero. Por eso se imposibilita pagar, por ejemplo, las becas Secretaría de Asuntos Estudiantiles.

Ante esa situación puntual el Consejo Superior de la Universidad Tecnológica Nacional, mediante un comunicado, exigió "el pronto cumplimiento" de la ejecución presupuestaria de gastos de funcionamiento.

En ese momento se había afectado áreas muy sensibles del entorno universitario como becas de servicio, de investigación y de ayuda social.

No obstante esto, el ingeniero Toloza remarcó que la situación actual de la UTN "no tiene nada que ver" con la crisis ocurrida el año pasado con el atraso en el pago de las becas.

Además reconoció que dentro del sistema universitario "estamos padeciendo una situación complicada" al igual que el resto de las instituciones públicas del país.

Como una manera de afrontar esta situación se están "restringiendo gastos" haciendo "una mejor ecuación a los efectos de poder cumplir con las distintas obligaciones".

El decano agregó: "Al momento no tenemos ninguna deuda de servicios y para eso apelamos a nuestro producido propio y vamos esperando los tiempos en los que la universidad nos envía los fondos, aún con la regularidad de 90 días".




SEGUI LEYENDO...

Menu