DOS VETERANOS DE MALVINAS, CANDIDATOS AL NOBEL DE LA PAZ

Se trata del argentino Julio Aro y del inglés Geoffrey Cardozo. Es por su trabajo en la misión de identificar a los soldados que están en el cementerio Darwin.

Según indicó la agencia ANSA, los veteranos recibieron la designación por "impulsar el proceso de identificación de los soldados argentinos sepultados en el cementerio de Darwin, en las Islas Malvinas" que luego encaminó la Cruz Roja.

En diálogo con Cadena 3, Aro se manifestó muy emocionado por la nominación y confesó: "Ese Nobel ya lo tenemos en el abrazo de madres y padres que te dicen 'gracias por encontrar a mi hijo'".

"Es poder ser protagonistas de ver a esas mamás decir 'gracias Geoffrey, esas son las últimas manos que tocaron a mis hijos'". "Fuimos el nexo entre las familias y la verdad", destacó.

Argentina tiene dos Premios Nobel de la Paz: Carlos Saavedra Lamas (1936) y Adolfo Pérez Esquivel (1980).

Saavedra Lamas -canciller y político- obtuvo el galardón por su labor fundamental en el logro de la paz entre Bolivia y Paraguay, protagonistas de la Guerra del Chaco, entre 1932 y 1935.

Por su parte, el arquitecto Pérez Esquivel -prisionero de la última dictadura militar y destacado defensor de los derechos humanos- fue premiado por sus acciones contra ese régimen de facto y la búsqueda de justicia por los crímenes de lesa humanidad cometidos por las fuerzas castrenses.

El ex combatiente argentino empezó a impulsar la tarea de identificación de sus camaradas muertos y enterrados en Malvinas después de visitar el cementerio de Darwin, donde vio que casi la mitad de las tumbas estaban identificadas con la leyenda "soldado argentino solo conocido por Dios".

Entonces comenzó a reunirse con veteranos de guerra británicos y conoció a Cardozo, el soldado inglés que había recogido los cadáveres de los argentinos y proporcionó información que fue central para la identificación.

A raíz de ello surgió la fundación "No me olvides", mediante la cual se desarrollaron las tareas para lograr la identidad de los caídos argentinos en las islas del sur.

Como parte de su reencuentro y de las actividades para hallar los nombres de aquellos combatientes Aro y Cardozo tuvieron numerosas reuniones que incluyeron viajes a Inglaterra y la Argentina, respectivamente.

"Gracias a ese trabajo maravilloso tenemos 122 placas. Este resultado se da por el respeto y el amor", concluyó.




SEGUI LEYENDO...

Menu