DOS POLICÍAS DE FRONTERA DETENIDOS POR EL CASO DEL PATRULLERO INCENDIADO EN ACAPULCO

La Justicia Federal de Rafaela investiga a dos efectivos policiales además de los baleados durante el ataque del 9 de marzo en un control vehicular en Clucellas.

Gendarmería Nacional que se encuentra investigando lo ocurrido con los dos efectivos baleados de la Policía de Seguridad Vial de Santa Fe, habrían detenido a uno de los presuntos autores del ataque perpetrado en la medianoche del viernes 9 de marzo cuando realizaban un control vehicular en la intersección de la autovía 19 y la Ruta provincial 13, a la altura de Plaza Clucellas.

El armamento que habían sustraído a los policías -una pistola calibre 9 mm, una escopeta semiautomática calibre 12/70 y dos chalecos antibalas-, fueron hallados en cercanías del lugar en donde se quemó la camioneta policial, en barrio Acapulco de Josefina.

Por el caso, según informó La Opinión, ahora fueron detenidos dos policías que se hallaban en Frontera; se traatría de Silvina A. y Eduardo S., quienes se pusieron a cargo de la Justicia. En tanto, anteriormente había sido detenido un individuo con domicilio en Frontera, aunque quien lo acompañaba esa noche en el automóvil Toyota Corolla se encuentra prófugo y es intensamente buscado por las fuerzas federales.

Este individuo estaba siendo investigado por efectivos de la Policía de Investigaciones (PDI) por su presunta participación en un homicidio ocurrido tiempo atrás en la vecina ciudad.  Ambos sujetos serían quienes se movilizaban en el Toyota Corolla que sería propiedad del padre del único detenido.

Además, trascendió que al momento de ser detenidos en el control policial de Clucellas, se habrían dirigido hacia la ciudad de San Jorge.

Recordemos que a raíz del intercambio de disparos, los uniformados Matías Cuevas (29), con domicilio en la localidad de Angélica y Matías López (27), de la localidad de Vera, resultaron con heridas de distinta consideración por lo que fueron internados en el Hospital "J. B. Iturraspe" de nuestra ciudad.

Por orden de la Justicia Federal de Rafaela se allanaron los domicilios particulares de los efectivos policiales baleados, lo cual habría arrojado saldo negativo.

Si bien desde la Justicia Federal se ha decretado el secreto de sumario, se conoció que en el interior del automóvil había 38.000 pesos y varias dosis de cocaína, lo que hizo que se hiciera cargo de la investigación Gendarmería Nacional.




SEGUI LEYENDO...

Menu