CUATRO HORAS DIARIAS PARA HABLAR Y DOS PARA CANTAR, TIEMPO PROMEDIO PARA USAR LA VOZ SIN LASTIMARLA

Cada 16 de abril se celebra este día con el fin de difundir la importancia del cuidado de la voz, insignia personal de cada individuo para toda la vida y herramienta fundamental para la comunicación y expresión interpersonal. En esta nota todas las recomendaciones para cuidarla.

La capacidad vocal de una persona es en promedio de dos horas diarias para cantar y de cuatro para hablar, por lo que si las cuerdas vocales se usan por más tiempo es necesario "entrenarlas" para evitar lesiones, advirtieron hoy especialistas en el Día Mundial de la Voz.

"La voz es el producto del movimiento de una serie de músculos que se combinan. Por lo tanto, si uno no los entrena, existen más probabilidades de contraer patologías en las cuerdas vocales", explicó la fonoaudióloga María Eugenia Pérez Ibáñez a Télam,

La especialista y miembro de la Sociedad Argentina de la Voz detalló que las poblaciones que están "más en riesgo" de sufrir problemas en sus cuerdas vocales son los docentes y los telemarketers, que pueden contraer "nódulos, edemas vocales, hemorragias y granulomas de contacto por choque" por el mal uso de su "herramienta de trabajo".

"El telemarketer debe hablar a un volumen bajo para no perturbar a su entorno, mientras que un docente tiene que hacerse escuchar en un ambiente grande o ruidoso. En ambos casos la fuerza se concentra en el cuello, ya sea para ahogar el sonido y emitir a un volumen bajo o para proyectarlo a un volumen alto", señaló Pérez Ibáñez.

"En promedio, la capacidad fonatoria de una persona está en dos horas diarias para la voz cantada y en cuatro horas para la hablada. Por encima de ese tiempo, hace falta una técnica depurada para evitar lesiones", advirtió a su vez la médica Iris Rodríguez, especialista en laringología y voz.

Otros factores que perjudican la voz son la cafeína, el alcohol, el humo de tabaco, las comidas copiosas o muy especiadas, algunos medicamentos que reducen la producción de moco y saliva -como los antihistamínicos- y la falta de sueño, puntualizó Rodríguez.

"La cafeína y el alcohol provocan deshidratación de las cuerdas vocales, por lo que se recomienda tomar un vaso de agua por cada taza de café para combatir el efecto", sugirió.

Asimismo, "aclarar la garganta, toser frecuentemente y hablar mientras se realizan ejercicios violentos o se levanta peso" puede dañar las cuerdas vocales, agregó.

"La voz tiene una capacidad limitada de uso que depende de cómo se utilice y de la habilidad de cada uno. Es común que se piense que estar ronco no es un problema de salud, pero es un síntoma que puede alertar sobre trastornos vocales hereditarios o usos nocivos, por ejemplo", señaló Rodríguez.

La médica del Servicio de Otorrinolaringología del Hospital Italiano enfatizó que una voz disfónica "no es normal", sino que "está denunciando una alteración en alguna parte de su producción".

"Una disfonía que persiste por más de 15 días debe examinarse, y si se trabaja con la voz es recomendable el asesoramiento médico previo", añadió.

Rodríguez comentó también que es habitual diagnosticar disfonías asociadas al reflujo gastroesofágico, ya que en esos casos "el contenido que asciende de la cavidad gástrica y el esófago afecta a toda la laringe, y en especial a las cuerdas vocales".

Hábitos saludables

Resulta fundamental que las personas adquieran conciencia vocal, realizando los correspondientes controles médicos y adoptando hábitos saludables, tales como:

• Hidratarse con agua natural durante todo el día.

• Evitar irritativos como los que provienen de la vía respiratoria (sinusitis, rinitis, etc.) y a nivel gástrico evitar el reflujo gastroesofágico, fumar y los excesos de alcohol.

• No forzar la voz mediante abusos vocales como el grito, carraspeo, tos, hablar en ambientes ruidosos y en forma prolongada.

• Dormir las horas requeridas para mantener una voz clara y eficiente.

• Mantener una estabilidad emocional ya que las conmociones negativas también suelen afectar a la laringe. La voz es una herramienta relevante de la comunicación en los seres humanos, razón por la cual la toma de conciencia y la práctica de conductas vocales adecuadas es fundamental para disfrutar de una vida saludable. (Télam)




SEGUI LEYENDO...

Menu