CRIMEN DE SANDRA MARTÍN: SEIS TESTIGOS PASARON EN LA PRIMERA JORNADA DEL JUICIO

Jesús Campos, el esposo, está acusado de"homicidio calificado por el vínculo", Una hija del matrimonio declaró que el hombre era sometido por la mujer y que ella era alcohólica. Sobre un supuesto pacto suicida, la fiscal dijo que no eximía de culpa al viudo.

La fiscal de Cámara, Consuelo Aliaga, en su exposición durante el juicio, se explayó sobre el supuesto pacto suicida entre la pareja de Sandra Martín (56) y Jesús Campos (52), que terminó con la vida de la mujer.

Sugirió que aunque Sandra le haya pedido a su esposo que acabara con su vida, esto no exime al hombre de culpa ante la ley. Además, la fiscal planteó que la mujer no podría haber dado su consentimiento por su condición de adicta al alcohol y aseguró que cuando la mató asfixiándola con una bufanda, Campos se encontraba en uso de sus facultades.

Por su parte, una de las hijas del matrimonio, de 31 años, declaró hoy que Campos era sometido por su esposa. En tanto, la fiscal planteó que si era así, el hombre podría haber pedido asistencia psicológica o psiquiátrica para la mujer con la que llevaban más de 30 años juntos.

Durante la primera jornada del juicio oral, público y con jurados, declararon seis testigos: los tres hijos del matrimonio, dos excompañeros de trabajo del viudo y una amiga de la hija mayor de ambos. El juicio se retomará mañana a las 9 en los tribunales locales.

Campos está imputado como supuesto autor de "homicidio calificado por el vínculo", por lo que de ser hallado culpable, recibirá condena perpetua.

 

 

"Mi madre era una mujer alcohólica"

"Mi madre era una mujer alcohólica, violenta producto de su adicción. Tenía una personalidad dominante", aseguró la joven al atestiguar.

La hija de Sandra -cuyo cuerpo fue hallado sin vida hace un año en una casa de calle Larrea 2129- indicó además que no podía confiarle a su madre el cuidado de sus nietos. "Tenía temor de dejarle mis hijos, ella tenía comportamientos violentos, contestaba mal y era agresiva con la gente", describió.

Tal era su adicción que además, la testigo declaró que Sandra combinaba "pastillas con alcohol etílico" y otras veces "jugo de naranja con alcohol etílico".

Como más efectos de su adicción, recordó que su madre decía que la casa que compartía con su marido era "una dictadura" y que "ella era la dictadora".

 

El tribunal y los jurados populares 

 

Hija habló de sometimiento 

La testigo contó que el día que murió el ex dictador argentino Jorge Rafael Videla (17 de mayo de 2013) Sandra "se emborrachó" y gritaba "¡ha muerto el último patriota!".

Asimismo, señaló que la vida de su padre no era fácil al lado de Sandra, que ella era la responsable de que dejaran una casa en Arroyito porque sostenía que "había espíritus malignos".

También que por su situación Campos perdió varios empleos, entre ellos, uno de 20 años en la planta de Arcor, en Arroyito.

Durante la investigación, los tres hijos del matrimonio Campos-Martín se mostraron defensores de su padre, sosteniendo la hipótesis de un pacto suicida y rechazando la de un homicidio.

 

 

Intentos de suicidio y personalidad dominante

Todos coincidieron que Sandra Martín se negaba a recibir ayuda médica por su adicción al alcohol. "No voy a ir al médico, antes muerta", solía afirmar la mujer. También concordaron en señalar que tenía varios intentos de suicidio en su haber, incluso uno de sus hijos narró que en una oportunidad lograron internarla en el área de Salud Mental del Hospital "J. B. Iturraspe" y que de allí se escapó y el padre la encontró cuando caminaba por la calle sin rumbo.

Una mujer policía, amiga de la hija mayor de la pareja, atestiguó que estaba al tanto de la situación y que en reiteradas ocasiones le había sugerido a su amiga que la hicieran tratar a la madre pero Sandra se oponía a cualquier tipo de tratamiento médico y que la hija le contaba los problemas que enfrentaban en el hogar producto de la "personalidad dominante" de la mujer.

 

 

Testigos dijeron que Campos era maltratado 

Dos excompañeros de trabajo del acusado Campos atestiguaron ante el tribunal y los jurados populares. Ambos coincidieron en que el imputado era muy buena persona, "era nuestro encargado pero nunca trató mal a nadie al contrario su forma de ser era la de una persona amable y correcta". Recordaron que una vez le vieron marcas en la espalda y Campos reconoció que su mujer lo había golpeado con un palo de escoba. En otra oportunidad, al hombre le observaron rasguños a la altura del pecho.

 

 

El juicio podría finalizar el miércoles

Campos, que permanece detenido en la cárcel de nuestra ciudad, es juzgado con jurados populares y un tribunal con tres jueces técnicos presidido por el vocal de la Cámara del Crimen Alejandro Acuña.

La defensa del acusado está a cargo del abogado Héctor Flores, quien intentará un cambio en la imputación a "homicidio simple", siendo que la acusación que pesa sobre su defendido establece como única pena la prisión perpetua.

En tanto que este martes será el día en que declaren los peritos oficiales y de parte, y se especula que el miércoles se escucharán los alegatos y se conocerá el veredicto.

 

 

La estrategia de la defensa

"La expectativa que tenemos es la de presentar un juicio donde se va a conocer la situación de Jesús Campos. Se sabrá lo que vivió hasta el momento del incidente que terminó con la vida de su mujer", dijo el penalista Flores a LA VOZ DE SAN JUSTO.

Además, con la presencia de los médicos "plantearemos una estrategia que es la de demostrar que Campos al momento del hecho no comprendía la criminalidad de sus actos", siguió el abogado, aunque la fiscal dijo lo contrario.

La defensa se apoyará en los resultados de las pericias. "Los médicos intervinientes instalaron esa posibilidad, con el resto de las pruebas incorporadas en el expediente dan cierto margen como para plantear esto", agregó Flores.

El defensor adelantó que va a solicitar un cambio en la carátula de la causa que fue investigada por el fiscal de Delitos Complejos Bernardo Alberione. A la hora de los alegatos, "vamos a pedir que a mi defendido se lo acuse como presunto autor de homicidio simple", confirmó.

 

El lugar donde ocurrió el hecho, en Larrea 2129 hace un año 

Entrega y confesión 

El homicidio de Sandra se descubrió cuando Campos se presentó en la madrugada del domingo 14 de octubre de 2018 ante las autoridades de la Departamental San Justo informando que le había dado muerte a su esposa y que había convivido tres días con su cadáver en la vivienda de barrio Catedral, donde ambos residían.

Una comisión policial se hizo presente en la casa y constató que sobre la cama matrimonial yacía sin vida el cuerpo de la señora.

El imputado informó que la muerte de la mujer era producto de un pacto suicida entre ambos y que él había intentado sin éxito quitarse la vida.

El matrimonio era oriundo de Arroyito y hacía poco tiempo que residía en nuestra ciudad. Los vecinos los describieron como amables y muy agradables en el trato.




SEGUI LEYENDO...

Menu