CRECEN LAS DENUNCIAS POR EL CONTROL DE EMPLEADOS CON CÁMARAS DE SEGURIDAD

El Ministerio de Trabajo dice que se han multiplicado los reclamos gremiales por supuestas violaciones a la intimidad. Dictaron un protocolo de utilización de estos artefactos en el interior de las empresas.

En paralelo a la proliferación de las cámaras de seguridad en distintos espacios urbanos y sociales, en los últimos años vienen creciendo de manera constante en Córdoba las denuncias por el supuesto control de trabajadores a través del uso de estos artefactos en el ámbito empresario.

Así se lo aseguró a La Voz Del Interior, Omar Sereno, titular del Ministerio de Trabajo de la Provincia, cartera que, a propósito de la gran cantidad de reclamos gremiales que recibe, acaba de dictar un protocolo que regula la utilización de estos aparatos de video en fábricas y empresas.

"La primera denuncia que recibimos data del año 2009, cuando trabajadores de una fábrica denunciaron que la empresa usaba las cámaras de seguridad para controlarlos. A partir de allí, los reclamos por este tema siguieron, hasta que en los últimos años crecieron de manera exponencial", aseguró Sereno.

La mayoría de los conflictos generados por este uso indebido de las cámaras de seguridad se viene dando en empresas del sector metalúrgico y autopartista, aunque el Ministerio de Trabajo también ha receptado reclamos de trabajadores de otros rubros.

"Las cámaras sólo deben utilizarse como mecanismos que busquen garantizar la seguridad de los bienes y las personas en los lugares de trabajo. No pueden ser elementos de control de los empleados", sostuvo Sereno. "No pueden violentar su reserva e intimidad como personas", afirmó.

Las denuncias presentadas ante la cartera laboral hacen referencia a cámaras colocadas en lugares estratégicos de los establecimientos, desde los cuales se pueden chequear los movimientos de los empleados, como el ingreso o egreso a los baños, o la permanencia en los comedores o los espacios de descanso.

"Esto viene sucediendo desde hace tiempo. No es nuevo. Las empresas no usan las cámaras para seguridad, sino como control del personal", se quejó Rubén Urbano, secretario general en Córdoba de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM).

El sindicalista dijo que, aunque la legislación vigente impide presentar como prueba del eventual mal desempeño de un trabajador las imágenes tomadas por una cámara, en los hechos las empresas sí las utilizan con ese fin.

"Está bien que usen las cámaras para seguridad, pero que no se utilicen para espiar a los operarios", protestó Urbano.

Protocolo

Frente al incremento en la conflictividad laboral por estas situaciones, el Ministerio de Trabajo puso en práctica el nuevo "Protocolo de actuación para la verificación del uso de las cámaras de seguridad en el medio ambiente del trabajo".

Se trata de una guía que determina cómo y en qué circunstancias las empresas pueden utilizar las cámaras en los espacios laborales. "La idea es que las partes, tanto la patronal como los empleados, sepan qué está permitido y qué no en este tema. Y que los inspectores del ministerio tengan pautas claras a la hora de realizar inspecciones", explicó Sereno.

El protocolo determina, por ejemplo, que las cámaras sólo pueden captar imágenes, y en ninguna circunstancia sonidos, o que no corresponde que enfoquen accesos a baños o vestuarios y mucho menos hacia dentro de esos espacios. Tampoco pueden estar colocadas en lugares destinados al descanso o el esparcimiento de trabajadoras y trabajadores.

En caso de que los tiros de cámara tomen espacios de trabajo, sólo deben realizar paneos generales, está prohibido que estén dirigidas a puestos de trabajo determinados. Asimismo, los trabajadores deben ser debidamente informados de la instalación de cámaras de seguridad en ciertos espacios, los que deben contar con cartelería informativa específica.

Además, la confidencialidad de las imágenes debe estar garantizada, debiendo ser preservadas sólo por un tiempo limitado.

"Las cámaras no pueden ser utilizadas para controlar la productividad de los empleados. Para ello, las empresas disponen de otras herramientas que no violan la integridad de los trabajadores en sus espacios laborales", dijo Sereno. Según el funcionario, el protocolo tiene en cuenta las últimas recomendaciones de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y de la legislación nacional en materia de protección de los datos personales.

En caso de que las empresas incumplan -en todo o en parte- las nuevas exigencias, podrían ser sancionadas y multadas por la autoridad laboral. La normativa comenzó a estar en vigencia desde esta semana.

"Hay empresas que se abusan. No tienen tapujos. Ponen cámaras hasta en los baños. Es una invasión tremenda a la privacidad de los trabajadores", aseguró Urbano, quien celebró la existencia del nuevo protocolo definido por el Ministerio de Trabajo.




SEGUI LEYENDO...

Menu