CONICET REFLEJÓ CALIDAD DE VIDA DE DISTINTOS PUNTOS GEOGRÁFICOS DE ARGENTINA

Investigadores del Conicet publicaron un mapa interactivo que refleja la calidad de vida de más de 52.000 puntos geográficos de todo el país. Son más de 20 años de trabajo.

Lo que se trató fue definir, explicaron desde el organismo dedicado a la promoción de la ciencia, mediante una escala numérica que va del cero al diez, cuán bien viven las personas según su lugar de residencia. El proyecto, que en sus comienzos se centró especialmente en la región pampeana y en el conurbano bonaerense, se fue expandiendo hasta abarcar toda la Argentina a través de la colaboración de una red nacional de más de cincuenta investigadores.

Guillermo Velázquez, investigador superior del Conicet en el Instituto de Geografía Historia y Ciencias Sociales, explicó que para definir qué tan bien vive la gente que reside en un área determinada se tomaron dos grandes grupos de indicadores: los socioeconómicos y los ambientales. “En relación a los primeros tenemos en cuenta datos vinculados con dimensiones como la educación, la salud o la vivienda. En cuanto a los denominados ambientales, por un lado, atendemos a los clásicos problemas que pueden tener impacto negativo sobre el bienestar de los residentes –como inundabilidad, sismicidad, asentamientos precarios o contaminación- y, por otro, lo que llamamos ‘recursos recreativos’ –que pueden ser ‘de base natural’, como las playas, relieves, balnearios o espacios verdes, o ‘socialmente construidos’, es decir, teatros, centros deportivos u otras actividades de esparcimiento- como algo que favorece una mejor calidad de vida”, explicó Velázquez.

Los colores del mapa reflejan la situación en que se divide el Índice de Calidad de Vida (ICV) en las diferentes provincias: 

- En rojo, las unidades con peor calidad de vida, donde residen personas con necesidades básicas insatisfechas. 
- En ocre y verde claro, situaciones intermedias. 
- En verde oscuro, unidades con mejor calidad de vida. 

“La calidad de vida es un concepto relacionado con el bienestar de las personas. En ese sentido, depende de ciertas bases materiales, pero está lejos de reducirse a ellas. Si la calidad de vida se redujera meramente al consumo o a algunos indicadores socioeconómicos básicos, sería mucho más sencillo estimarla, pero sabemos que se trata de un fenómeno más complejo en el que también entran en juego variables de otro tipo, que tienen que ver con la escala de valores de la sociedad y las expectativas de progreso histórico”, afirmó Velázquez.




SEGUI LEYENDO...

Menu