ALARMANTE: BAJÓ LA EDAD DE QUIENES SE SUICIDAN

Una problemática que ya no es tabú; hablar ayuda a prevenirlo. Mientras hace dos décadas en San Francisco la media era de 60 años, ahora es de 26. Especialistas reclaman más atención y prevención.

El suicidio es una problemática que va en aumento en nuestra ciudad y la zona. Aunque atraviesa todas las edades y condiciones sociales, su incidencia es particularmente alarmante entre los jóvenes y adolescentes.

En losúltimos tres años, la edad promedio de quienes tomaron la drástica decisión de quitarse la vida, bajó de 45 a 26 años, mientras que hace dos décadas la edad promedio era de 60, aseguró a LA VOZ DE SAN JUSTO el doctor Mario Vignolo, coordinador de Salud Mental de la Provincia de Córdoba.

De acuerdo a los datos brindados, en el departamento San Justo en lo que va de 2019, hubo 23 casos, 22 hombres y una mujer. De esa cantidad, 9 eran mayores de 40 años, 9 menores de 26 y 5, tenían entre 26 y 35 años. El más joven fue un niño de 12 años. De los 23 casos, la mitad, 11 fueron en San Francisco.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) el suicidio es la primera causa de muerte en los adolescentes en el mundo, en una franja etárea de 15 a 24 años. De acuerdo a Unicef, en la Argentina esta problemática es la segunda causa de muerte en los jóvenes ya que la primera está provocada por accidentes viales.

El suicidio tiene múltiples causales y aunque es un problema de salud pública. En San Francisco actualmente no hay un sistema organizado para abordar esta temática, aunque sí hay voluntarios aislados que se comprometen para ayudar.

 

 

Callar, un mito

Las muertes recientes de jóvenes en San Francisco a causa del suicidio ponen en evidencia la gravedad de una problemática de la que conviene hablar para que todos tomen conciencia.

Por eso, la técnica forense y miembro de la Red de Suicidología Argentina, Ayelén Capello, advirtió que hoy en día "el mito más grande que tiene la sociedad es que hablar de suicidios provoca suicidios. Pero en realidad hablar de suicidio correctamente y con los términos que corresponden ayuda a prevenirlo y puede evitar muchas muertes".

"El mito más grande que tiene la sociedad es que hablar de suicidios provoca suicidios", afirmó la técnica forense y miembro de la Red de Suicidología Argentina, Ayelén Capello

Según Capello, difundiendo sobre el tema se puede capacitar a las personas que no conocen para que, si en algún momento están frente a alguien que presente señales de suicidio, puedan incitarlo a cambiar su postura y que recurra a profesionales de la salud para hacer un tratamiento.

"Es importante que se hable en estos momentos porque hay más casos, que la gente tome conciencia que es una problemática que está realmente instalada en la sociedad y es grave porque todos los días perdemos a muchas personas que con un poco de ayuda y aportando nuestro granito de arena, se podría haber evitado que esto suceda", dijo la técnica quien brindó una charla en el marco de la campaña"Ponele palabras al dolor" en el mes de la prevención del suicidio organizada por Uces.

 

 

Generar acciones para prevenir

Si es una problemática que va alarmante aumento,¿por qué todavía en la salud pública no hay un sistema organizado de prevención?. Capello consideró que en la ciudad aún no se implementaron las herramientas necesarias y que el tratamiento que se brinda es netamente ambulatorio.

"Para tener un centro organizado con profesionales que trabajen interdisciplinariamente en elárea de la salud mental, se necesita un amplio presupuesto", afirmó.

Cada vez que ocurre un suicidio mínimamente se mueven 60 personas, entre policías, médicos, ambulancias, la atención en el Hospital Iturraspe con todo lo necesario para abordar un proceso suicida.

Estudiantes y docentes realizaron una suelta de globos amarillos, color de la prevención del suicidio para concientizar

Capello planteó que si no es el Estado quien pueda pagar y suplir esta necesidad,"una persona que quiera crear una organización no lo puede hacer porque esas 60 personas necesitan cobrar un sueldo de acuerdo a su trabajo".

"En San Francisco las autoridades no le han dado importancia al tema y no se han preocupado en formar o crear una red o una asociación para poder atender personalmente esta problemática -advirtió-. Cada vez que hay un suicidio, se deriva a Salud Mental del Hospital y todavía no se cuenta con las herramientas necesarias para mantener una persona interna en estado de crisis o vulnerabilidad con intento suicida. El tratamiento es netamente ambulatorio".

Remarcó que se necesita"hacer una gran campaña de prevención, cada ciudad y localidad con lo suyo y ver de qué manera se pueden hacer acciones para que se eviten la mayor cantidad de casos".

 

 

Capacitación en grupos y en toda la comunidad

Ante la problemática o por la vivencia de algún caso en la familia, en la ciudad surgieron grupos autoconvocados y voluntarios que bridan contención. En ese caso, la capacitación es fundamental también para prevenir.

"Todos deben conocer los factores de riesgo, qué se debe hacer y que no, a partir de muchas herramientas que brinda la prevención. También, en el caso de hechos consumados, debemos estar preparados para realizar una posvención correcta a todos los familiares o personas cercanas a la víctima que necesitan atención y contención para que puedan transcurrir el duelo de la mejor manera posible, en medios de paz para todo el mundo y que no se vuelvan a repetir los patrones de suicidio", afirmó Capello.

 

 

 

Líneas de ayuda. En nuestra ciudad no funciona un teléfono de ayuda pero se puede acudir al Centro de Asistencia al Suicida en Córdoba llamando al teléfono (0351) 426-5755 o al (011) 5275-1135, línea de Prevención del Suicidio de Buenos Aires.

 

 

Los signos de alerta en adolescentes

 ¿Cómo nos damos cuenta que alguien tiene pensamientos suicidas?¿Cuáles son las causas? Hay diferentes factores de riesgo que pueden causar el suicidio en adolescentes.

Capello enumeró como los más importantes al aislamiento, la depresión, autolesiones, la tristeza, la desesperanza, las ideas suicidas, también influyen mucho las drogas, la falta de proyectos, la necesidad de querer yodo 'ya', además de la decepción y la culpa que tienen los adolescentes ante la imposibilidad de satisfascer las expectativas de los padres cuando hay mucha presión.

Además, influye la soledad, la falta de contención, los padres ocupados todo el tiempo que no le prestan la suficiente atención a los hijos.

"Todos esos factores influyen en la conducta y dan señales de que la persona se encuentra vulnerable y en crisis", explicó.

 

 

Un acto heroico que no es real

La entrevistada gregó que existen adolescentes que consideran el suicidio como un acto heroico."Piensan que suicidándose se convertirán héroes pero no es así. La explicación a eso es que tratan de escapar de múltiples problemas que vienen acarreando y tratan de autoconvencerse. Ahí es donde muchas veces aparece la frase:'van a estar mejor sin mí' y pensamientos que en realidad no son reales".

 

 

Qué es la ideación suicida

 La ideación suicida es la primera fase del proceso suicida. Tiene que ver con los pensamientos negativos. Cuando una persona solamente habla de cosas oscuras, se representa todo el tiempo con la muerte, del deseo de querer morir, expresa siempre que quiere estar en otro plano que no es el aquí, el ahora, es una señal de alerta.

"Son pequeñas expresiones a las que a veces no damos importancia pero en realidad nos deberían llamar la atención mucho más que lo normal. La ideación suicida tiene que ver con la manifestación de las personas de no querer vivir, no querer estar presentes y desafiar a la muerte. Después viene el intento de suicidio, que aun así no logran consumar el hecho. Hasta que laúltima fase del proceso suicida es el hecho consumado", dijo.

 

 

Otros mitos que existen en la sociedad  

     El que se quiere matar no lo dice y se mata. FALSO. Cuando una persona está en crisis, está vulnerable, es un segundo en el que pasan un millón de ideas suicidas por su mente y muchos de ellos logran consumar el hecho.

     Una persona que se va a suicidar no emite señales que lo va hacer y lo hace. FALSO. Existen múltiples factores de riesgo y señales que se convierten en un pedido de ayuda. Estas señales son visibles pero las personas que no son idóneas o no escucharon nunca sobre cómo pueden prevenir, no pueden detectarlo fácilmente.

     Las personas que tienen conductas autolesivas o autodestructivas lo hacen para llamar la atención. FALSO. Nadie se autodestruye o se hace daño para llamar la atención, si lo hace es porque realmente siente dolor y que ese dolor se calma a través de las autolesiones y es mucho más fácil transitar la situación. En realidad no es para llamar la atención y es un indicador muy importante a tener en cuenta y tomar cartas en el asunto.

     Una persona que intentó suicidarse no lo volverá a hacer. FALSO. Quien intenta suicidarse y si no trata de resolver su situación de crisis es muy probable que tenga un porcentaje muy alto de un nuevo intento de suicidio, intentará hasta que lo va a lograr.

     Cuando las personas hablan de suicidio como un tipo de experiencia no se suicidan. FALSO. A través de esas ideaciones las personas están manifestando que en su mente existe alguna idea acerca del suicidio. Por ende no hay que subestimar a las personas que hablan de suicidio buscando la opinión del otro.

     Los suicidas solo desean morir y nadie puede sacarlos de esa idea. FALSO. El suicidio se puede prevenir, si se detecta a tiempo y con profesionales de salud mental idóneos.

     Un intento de suicidio implica que siempre tendrá ideas suicidas. FALSO. Puede ser que alguna vez una persona haya estado muy vulnerable y que haya intentado suicidarse, pero que después haya buscado las vías alternativas para salir de su estado de crisis y lo haya resuelto normalmente a través de los profesionales de la salud. Puede ser que tengan un intento de suicidio pero después no lo intente nunca más porque ya solucionó sus problemáticas personales.

     El suicidio se hereda. FALSO. No es hereditario, cuando hay antecedentes familiares es mucho más probable que un hijo, nieto o sobrino que se encuentre en crisis tome como referente a esa persona de la familia e intente hacer lo mismo, pero no significa que se herede, no es una patología que se hereda.




SEGUI LEYENDO...

Menu