ACEITEROS LANZARON UN PARO POR TIEMPO INDETERMINADO EN RECLAMO DE DESPIDOS

La medida de fuerza fue decretada ayer por la tarde y pretende destrabar el conflicto generado por 34 despidos en la multinacional Cargill.

La Federación de Trabajadores del Complejo Industrial Oleaginoso (Ftciodyara) inició a las 18 de ayer un paro por tiempo indeterminado, luego del fracaso de la audiencia convocada esta tarde por el Ministerio de Trabajo en procura de destrabar el conflicto generado por 34 despidos en la multinacional Cargill.

 

La Federación Aceitera inició la medida de fuerza en todas las plantas del país y denunció en un comunicado que los directivos empresarios "no se presentaron a la audiencia laboral", por lo que ratificó el inicio de "un plan de lucha con una huelga nacional a partir de las 18" de hoy.

 

La protesta había sido decidida anoche por la conducción de la organización en demanda de "la inmediata reincorporación de 34 trabajadores despedidos en las plantas de la empresa multinacional Cargill de Villa Gobernador Gálvez, Punta Alvear y Bahía Blanca".

 

Sin embargo, el gremio la dejó "en suspenso" a partir de la convocatoria de la cartera laboral para las 15 de hoy, en tanto el secretario de Prensa del Sindicato de Obreros y Empleados Aceiteros de Rosario, Sergio Díaz, señaló a Télam que todas "las empresas ya están paradas y no producen, por lo que podría haber escasez de aceite".

 

Al explicar la audiencia en Trabajo, Díaz señaló que "la firma no se presentó, como ocurrió en muchas ocasiones", y consideró que "no es cuestión de inteligencia estratégica sino la decisión de gerentes o CEO'S que se consideran dueños de la vida de la gente".

 

El sindicato rosarino convocó a los trabajadores de todas las plantas de la zona a concentrarse esta noche frente a las puertas de las fábricas VGG y Punta Alvear.

 

"No se trata de despidos arbitrarios e indiscriminados sino de una determinación irreversible de reemplazar a 34 empleados por otros, en idénticas condiciones de contratación, con actitudes y comportamientos acordes a las necesidades del negocio", por lo que "de ninguna manera se tercerizan o eliminan empleos", señaló a su turno Cargill.

 

Los directivos rechazaron que exista "deterioro" de las condiciones de salud y seguridad en las plantas, como denunciaron los trabajadores, y condenaron "los más de 85 paros frecuentes e intermitentes realizados mientras los establecimientos industriales estuvieron operativos, lo que obligó de forma indefectible a suspender las actividades".

 

También condenaron a la firma por producir "el deterioro de las condiciones de salud y seguridad, lockouts patronales y descuentos de salario ilegales", señaló la Federación.

(Fuente: Télam) 




SEGUI LEYENDO...

Menu